Mirar para otro lado, Cristina Martínez

Mirar para otro lado, Cristina Martínez

LAS MUJERES DE AFGANISTÁN,

MIRAR PARA OTRO LADO

 

Por Cristina Martínez 

En la actualidad, es evidente que las diferencias biológicas no tienen nada que ver con las diferencias intelectuales. No obstante, en medio mundo se niega esa evidencia y se considera a las mujeres seres inferiores. Hablo de la mayoría de los países musulmanes y en concreto de Afganistán.

Parece que hablamos de marcianos y, sin embargo, los tenemos muy cerca.  Lamentamos esa situación, pero no hacemos nada al respecto…  ¿Y qué podemos hacer?, me preguntan. Debemos movilizarnos con todos los medios a nuestro alcance, les respondo, para denunciar esa aberración, y evitar que se normalice ese país a nivel político y económico.

Aunque en general las religiones han tratado siempre mal a las mujeres y salvo honrosas excepciones, no les han dejado sitio, en el pasado, la musulmana era una religión tolerante con las mujeres.  Hoy en día, sin embargo, prima en ella la intolerancia, el fanatismo, y el sometimiento de la mujer hacia la esclavitud.

Lo alarmante es que seamos las mujeres de mi generación, quienes tuvimos que luchar a brazo partido para hacernos hueco en una sociedad de hombres, quienes estemos reaccionando ahora frente a tal brutalidad e injusticia, mientras que las jóvenes herederas nuestras permanecen calladas e inertes.  

 

El deseo de estudiar y aprender es consustancial al ser humano, pero hoy se les niega a las afganas.  ¿Y si fuera al revés?  Que fueran los hombres quienes tuvieran prohibido estudiar y aprender y hubieran de quedarse al cuidado del hogar y de los hijos, subordinados además al capricho de sus esposas.  ¿Y si para salir de casa tuvieran que hacerlo acompañados por alguna mujer de la familia?   Y, por supuesto, que no se les ocurriera mirar a ninguna otra mujer, porque eso conllevaría un castigo terrible, incluso la muerte.  ¿Qué pasaría si una simple acusación de  su mujer, harta de él, o tal vez con idea de sustituirlo por otro, bastase para que le pegasen un tiro en la cabeza en plena calle y sin juicio previo?

La sororidad, hermanas, es algo que está por encima de las distancias geográficas y de las diferencias sociales y culturales.  La sororidad es algo que nos engloba a todas.  Todas pertenecemos a ese género maltratado durante siglos y, si no reaccionamos y nos solidarizamos con las afganas haciendo todo lo posible por ayudarlas, pronto nos tocará a todas llorar y arrepentirnos de haber mirado para otro lado…

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores. 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

Siempre hay oportunidades para ser positivos, Yolanda Mármol

Siempre hay oportunidades para ser positivos, Yolanda Mármol

     Es cierto que estamos viviendo una situación muy delicada; la pandemia ha puesto todo patas arriba y ha roto todos nuestros esquemas. Nadie está preparado para una situación así. Pero no es menos cierto que, el virus nos ha enseñado a sacar el lado más humano y ha desarrollado su lado más empático porque nos ha hecho ver, más que nunca, que todos somos vulnerables.

Siempre hay oportunidades para ser positivos

AUNQUE ESTEMOS EN MEDIO DE UNA PANDEMIA

 

 

 Yolanda Mármol

En este libro tendrás la valentía de mirar atrás, pero no desde la melancolía ni para aferrarte el pasado, sino para conocer tu punto de partida, y en qué tipo de persona quieres convertirte, porque la finalidad es que logres una transformación personal, donde prima tu ser, tu esencia, lejos de egos y lejos de ataduras materiales y emocionales.

Hay una frase del libro que me gusta mucho y que resume todo lo que en él te quiero transmitir y dice así: “Por grandes que sean tus miedos, si en tu corazón laten las ganas y deseos de hacer de tu sueño una obra de arte, te pondrán escaleras escurridizas para que consigas así, ser el propio alquimista de tu vida”.

Y hablando de vulnerabilidad, justo en esos momentos en los que una se encuentra más vulnerable, pude sacar el lado positivo y retomé la escritura del libro que había comenzado en el 2019 y que lo había ido postergando. Gracias al confinamiento pude acabarlo y a día de hoy está recién publicado y lleva por título: El viaje del que nadie te habló: Tu Ser.

En realidad el título del libro va muy en sintonía con lo que decía anteriormente, ya que, todo este caos ha hecho que nos replanteemos la vida de otra manera, a aprender cosas nuevas y hacer las cosas de una forma totalmente diferente a como veníamos haciendo. Todas nuestras acciones, que a muchas personas les ha hecho sacar lo mejor de ellas mismas, ha repercutido a todo un colectivo y sociedad, porque todos estamos interconectados, y no hay acción que no llegue a otra persona aunque esté lejos de nosotros, tal y como dice el siguiente proverbio chino que lo ilustra a la perfección: “El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”.

Es un libro muy apropiado para leerlo en estos días, que pasamos más tiempo con nosotros mismos, porque nos hace reflexionar, pararnos a pensar en esas “pequeñas cosas” que, en nuestro día a día, nos pasan desapercibidas y realmente son las importantes, ya que vivimos en una sociedad en la que todo sucede demasiado rápido y el secreto está en tener una mirada más contemplativa para disfrutar de la vida y ser más felices.

Y para terminar, quiero dar las gracias a Mar Cantero por escribir el prólogo de mi libro. Para mí es todo un honor.

Muchas gracias a todos por estar ahí, y os envío un abrazo gigante.

 

Podéis ver la sinopsis del libro en mi web: www.yolandamarmol.com y adquirirlo desde allí dedicado y firmado, o escribirme un correo a: info@yolandamarmol.com

También en la web de Círculo Rojo.

Y si lo deseas sin dedicar, lo puedes encontrar en El Corte Inglés, FNAC, La Casa del libro y Amazon.

 

 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS