Conexión interna, Laura Solís

Conexión interna, Laura Solís

Conexión interna

Por Laura Solís

Hola, ¿cómo te encuentras?

Hace tiempo que alguien no lo preguntaba, o tal vez sí,

hoy quise romper el patrón de ayudarte

a preguntar tu estado de ánimo.

Todos los días vivimos diferentes procesos, unos causan miedo, estrés e incertidumbre, pero ¿por qué centrarnos de esa manera?, ¿por qué no intentar expresarlos.

¡Oye, Laura!  ¿Cómo puedo hacerlo?, me podrás cuestionar y mi respuesta es que, solo dejes que todo vibre, quieres reír, llorar, estar en silencio o incluso leerme algo escuchando tu canción favorita, ¡adelante!

La vida no hace una pausa, pero uno puede decidir hacerlo y sentir la profundidad del disfrute de un tiempo a solas, un auto abrazo, auto felicitación.

¿Hoy fallaste? ¿Hoy ganaste?, todo el tiempo estamos en constante aprendizaje y sea cual sea la batalla que estés viviendo, te invito a guardar la calma, a sumergirte en la auto reflexión y observar como espectador.

Visualiza todo el panorama, sin juzgar, ¡solo observa!, cierra los ojos, haz respiraciones y esta pregunta: ¿qué es lo que tengo que aprender de esta misión? Abre los ojos, abrázate y piensa hacia donde quieres ir.

Una vez tomada la decisión, ¡toma impulso! Y déjate guiar por la consciencia e intuición, ya que habrás conectado contigo.

Deseo que te funcionen estas pautas que he escrito para ti, con mucho cariño, para acompañarte en este proceso. ¡Anteriormente lo he comentado!. Muchos quieren estar en nuestros triunfos, pero ¿cuántos están dispuestos a estar con nosotros en nuestras batallas?

Lo expreso a manera de reflexión y deseo que todo fluya en ti, ¡puedes hacer ese cambio!

¡Platícame! ¿de qué manera conectas contigo?

 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

Siempre hay oportunidades para ser positivos, Yolanda Mármol

Siempre hay oportunidades para ser positivos, Yolanda Mármol

     Es cierto que estamos viviendo una situación muy delicada; la pandemia ha puesto todo patas arriba y ha roto todos nuestros esquemas. Nadie está preparado para una situación así. Pero no es menos cierto que, el virus nos ha enseñado a sacar el lado más humano y ha desarrollado su lado más empático porque nos ha hecho ver, más que nunca, que todos somos vulnerables.

Siempre hay oportunidades para ser positivos

AUNQUE ESTEMOS EN MEDIO DE UNA PANDEMIA

 

 

 Yolanda Mármol

En este libro tendrás la valentía de mirar atrás, pero no desde la melancolía ni para aferrarte el pasado, sino para conocer tu punto de partida, y en qué tipo de persona quieres convertirte, porque la finalidad es que logres una transformación personal, donde prima tu ser, tu esencia, lejos de egos y lejos de ataduras materiales y emocionales.

Hay una frase del libro que me gusta mucho y que resume todo lo que en él te quiero transmitir y dice así: “Por grandes que sean tus miedos, si en tu corazón laten las ganas y deseos de hacer de tu sueño una obra de arte, te pondrán escaleras escurridizas para que consigas así, ser el propio alquimista de tu vida”.

Y hablando de vulnerabilidad, justo en esos momentos en los que una se encuentra más vulnerable, pude sacar el lado positivo y retomé la escritura del libro que había comenzado en el 2019 y que lo había ido postergando. Gracias al confinamiento pude acabarlo y a día de hoy está recién publicado y lleva por título: El viaje del que nadie te habló: Tu Ser.

En realidad el título del libro va muy en sintonía con lo que decía anteriormente, ya que, todo este caos ha hecho que nos replanteemos la vida de otra manera, a aprender cosas nuevas y hacer las cosas de una forma totalmente diferente a como veníamos haciendo. Todas nuestras acciones, que a muchas personas les ha hecho sacar lo mejor de ellas mismas, ha repercutido a todo un colectivo y sociedad, porque todos estamos interconectados, y no hay acción que no llegue a otra persona aunque esté lejos de nosotros, tal y como dice el siguiente proverbio chino que lo ilustra a la perfección: “El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”.

Es un libro muy apropiado para leerlo en estos días, que pasamos más tiempo con nosotros mismos, porque nos hace reflexionar, pararnos a pensar en esas “pequeñas cosas” que, en nuestro día a día, nos pasan desapercibidas y realmente son las importantes, ya que vivimos en una sociedad en la que todo sucede demasiado rápido y el secreto está en tener una mirada más contemplativa para disfrutar de la vida y ser más felices.

Y para terminar, quiero dar las gracias a Mar Cantero por escribir el prólogo de mi libro. Para mí es todo un honor.

Muchas gracias a todos por estar ahí, y os envío un abrazo gigante.

 

Podéis ver la sinopsis del libro en mi web: www.yolandamarmol.com y adquirirlo desde allí dedicado y firmado, o escribirme un correo a: info@yolandamarmol.com

También en la web de Círculo Rojo.

Y si lo deseas sin dedicar, lo puedes encontrar en El Corte Inglés, FNAC, La Casa del libro y Amazon.

 

 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

Entrevista Tessa Romero, autora del Bestseller “24 minutos en el otro lado”

Entrevista Tessa Romero, autora del Bestseller “24 minutos en el otro lado”

Entrevista a Tessa Romero

Autora del Bestseller

“24 minutos en el otro lado”

Por Mar Cantero

¿Temes a la muerte? ¿Crees que hay más vida después de esta? ¿O por el contrario, piensas que aquí se acaba todo? En Mentes abiertas, hemos tenido el inmenso placer de charlar con Tessa Romero, autora del besseller “24 minutos en el otro lado”. Te encantará conocer lo que nos tiene que contar sobre su ECM y sobre la muerte en general, en unos momentos en los que todos nos enfrentamos a la posibilidad de marcharnos de este mundo.

Tessa, ¿cuándo pensaste que sería bueno escribir el libro y por qué?

Desde que viví la ECM (Experiencia Cercana a la Muerte) en el año 2007, quise escribir este libro para ayudar a las personas a que no temiesen a la muerte ni a las enfermedades. Entonces comencé a visitar a moribundos y enfermos terminales en hospitales para acompañarles y llevarles un mensaje de esperanza. Comprendí que aún tenía mucho que aprender sobre lo que había experimentado. Por un lado, no me sentía preparada aún para escribir el libro y, por otra parte, reconozco que temía ser juzgada y criticada por la opinión pública. Transcurrieron años en los que tuve que sanar mi espíritu y comprender que la prioridad era amarme a mí misma. Hasta que no aprendí la lección, no pude escribir ni una sola palabra. Hoy entiendo que todo ocurre cuando tiene que ocurrir. Y el momento llegó en 2018, año en el que escribí mi libro. Ya estaba preparada para compartir mi experiencia con el mundo y afrontar las consecuencias, fuesen cuales fuesen.

¿Crees que es necesario haber pasado por una ECM para perder el miedo a la muerte y creer en una vida después?

En mi caso, yo no creía en la existencia de una vida después de esta. Tuve que estar “muerta” para creer. Hay personas que necesitan ver para creer y yo era una de ellas. Sin embargo, conozco a personas que creen sin ver. Ellas son la muestra de que es posible perder el miedo a la muerte y tener esperanza de que existe vida tras ella. Poseen fe. Una fe que nada tiene que ver con las religiones. Y también tienen una mente abierta. Como dijo Carl SaganLa ausencia de prueba no es prueba de ausencia”.

¿Piensas que tu historia puede hacer cambiar en algo a las personas que leen tu libro?

Ese era uno de mis objetivos cuando lo escribí. No deseaba solo ayudar a las personas para que viviesen sin miedo a la muerte sino también para que aprendiesen a vivir sin miedo. Según las opiniones públicas de los lectores y los correos y mensajes que recibo a diario desde muchos lugares del mundo, el libro les ayuda a no solo superar sus miedos ante la muerte y enfermedades o el duelo por la pérdida de seres queridos, sino que también les ayuda a transformar sus vidas. Muchas personas con depresión me cuentan cómo las páginas de este libro les ha ayudado a dar ese primer gran paso hacia la vida que se merecen. Es muy frecuente la opinión de que es un libro de cabecera indispensable para encontrar el sentido de la vida.

Tras lo que te ocurrió, ¿en qué aspectos cambiaste y de qué forma?

Cuando me diagnosticaron una enfermedad rara y mortal, sin cura posible dado el desconocimiento existente sobre ella, me rendí. Deseaba que la muerte llegase cuanto antes y así dejar de sufrir aquella tortura. Pensé que mi vida no valía nada y que todo cuanto había vivido hasta entonces no tenía significado. Sin embargo, esta experiencia me enseñó que toda vida humana tiene un propósito y que vivir vale la pena, aun cuando estemos sufriendo mucho. La vida tiene significado siempre, hasta el último aliento.

En estos duros momentos en los que, por fuerza mayor vemos la muerte, de manera global, cada día más cercana, ¿crees que se puede aprender a no temer a la muerte, aunque no hayas pasado por ninguna experiencia de ese tipo?

Sí, es posible. Nuestra sociedad nos ha mostrado la muerte como un tabú desde siempre. En cambio, vemos cómo en otras culturas enseñan desde la infancia que la muerte significa el tránsito a otra vida, el desprendimiento de este cuerpo físico y el abandono de este plano material para trascender a otro superior. Aquellas personas que viven íntimamente conectadas con la fuente interior de su ser, están conectadas a su vez con la fuente a la que estamos unidos todos los seres humanos. Cuando sientes la Energía Creadora dentro de ti, tienes la certeza de que esta vida es apenas un suspiro y que tras ella te aguarda otra vida. No sé cómo es, pero en “el otro lado” percibí que era AMOR puro y serenidad infinita.

¿En qué te gustaría que cambiaran las personas que leen tu libro?

Me gustaría que cambiasen para ser ellas mismas y no quienes los demás pretenden que sean, que se convirtiesen en las personas que han venido a ser a este mundo. Uno de los mayores arrepentimientos de los moribundos es no haber tenido la vida que deseaban por complacer siempre a los demás. Sería maravilloso que todo ser humano viviese sin esperar la aprobación de nadie y cumpliese sus sueños. Solo así podemos ser felices.

¿Crees que en la educación, en las familias y en los colegios, se debería incluir este tipo de aprendizaje, en lugar de aprender a evitar hablar de la muerte, ya que es un fin común?

Sí, creo que nuestra sociedad debería mostrar la muerte como algo natural desde que somos niños. De hecho, sin muerte no hay vida y viceversa. Son las caras de una misma moneda. Es muy doloroso perder a un ser querido o que nos diagnostiquen una enfermedad mortal, pero sería mucho más fácil si, en vez de tratar la muerte como un tabú, nos enseñasen a ver la muerte como algo que forma parte de nuestra existencia en vez de mostrarla como un espectro vestido de negro con la guadaña. Yo veo a la muerte como un ser amoroso que nos da la mano cuando llega el momento de abandonar esta frecuencia de vida para que no estemos solos en el tránsito hacia una existencia nueva.

¿Piensas que es mejor enfrentarse a la muerte y aceptarla como algo natural, en lugar de intentar escondernos de ella inútilmente?

Sí. Aceptar la muerte es aceptar la vida y admitir que nuestra realidad en la Tierra es durante un tiempo limitado. Escondernos de la muerte sería como esconderos del amor. Es imposible. No podemos huir de lo que somos. Somos seres infinitos y eternos en cuerpos temporales.

¿Cómo nos puede ayudar esto?

Cuando aceptamos la muerte como algo natural, nos permitimos ser nosotros mismos e ir en busca de la vida que merecemos. He conocido a más personas con más miedo a vivir que a morir. Cada vez que me dicen en alguna conferencia o charla con qué frase me gustaría terminar, siempre les digo: “Recordad que hay vida antes de la muerte”.

¿Qué es para ti la muerte?

Para mí la muerte es el puente que te lleva de una vida material a otra en la que no necesitamos este cuerpo que a veces se convierte en una jaula para nuestras almas. La muerte es la liberación de nuestro espíritu.

Supongo que en muchos casos se tratará de alucinaciones, pero en muchos otros no. Opino que la ciencia apenas conoce el funcionamiento del cerebro y del cuerpo humano. Conozco a neurólogos y neuropsicólogos que me confiesan que solo saben un mínimo porcentaje sobre la mente humana. Aún queda mucho por descubrir en este campo y estoy segura de que algún día podrá demostrarse la veracidad de las ECM.

¿Qué opinas de lo que dicen algunos médicos, que las ECM pueden ser una alucinación debido al proceso en el cerebro que ocurre al morir?

Supongo que en muchos casos se tratará de alucinaciones, pero en muchos otros no. Opino que la ciencia apenas conoce el funcionamiento del cerebro y del cuerpo humano. Conozco a neurólogos y neuropsicólogos que me confiesan que solo saben un mínimo porcentaje sobre la mente humana. Aún queda mucho por descubrir en este campo y estoy segura de que algún día podrá demostrarse la veracidad de las ECM.

¿Crees que algún día llegaremos a saber qué nos ocurre cuando morimos, gracias a las ECM, o algún otro tipo de prueba?

Sí, estoy segura de que algún día, no muy lejano, la ciencia demostrará estos procesos de los que se hablará con naturalidad. Creo que estamos asistiendo al nacimiento de una nueva era de la ciencia que contempla la dimensión espiritual del ser humano junto con la física y química. La ciencia y la espiritualidad de la mano harán grandes descubrimientos para la humanidad.

¿Crees que ahora hay más casos de ECM que antes o es solo que antes no se contaba?

Creo que las ECM han existido desde siempre, pero las personas no lo han contado por miedo a ser considerados locos. Conozco muchos casos de personas que han vivido Experiencias Cercanas a la Muerte y ni siquiera lo han compartido con sus familiares por miedo a que piensen que no están en su sano juicio. Desde aquí, animo a las personas que hayan vivido una ECM a que compartan su experiencia, ya que así podrían ayudar a los demás transmitiéndoles un mensaje de esperanza de que hay vida después de esta.

Y por último, ¿tienes miedo a la muerte? ¿Por qué o por qué no?

No tengo miedo a morir. Tengo miedo a no vivir en plenitud porque esto significaría estar muerta en vida.

¿Quiénes creen que eran los seres con los que estuviste en el otro lado?

Me encantaría saberlo. ¿Seres interdimensionales? ¿Seres de luz a los que algunas culturas y filosofías denominan ángeles o guías espirituales? ¿Seres de algún lugar distante de nuestro universo? Me recibieron con más amor del que puedo describir y me dieron la oportunidad de regresar a la vida. Solo sé que no estamos solos.

Aquellos seres te dieron la opción de volver para salvar la vida de otra persona cuya vida corría peligro. ¿Por qué elegiste salvarla? Y, ¿llegaste a conocerla cuando regresaste?

Actué de forma inmediata. Lo hice por amor, sabiendo que mi alma regresaría a un cuerpo enfermo. Pero estaba decidida a impedir que aquella persona muriese.

¿Qué ocurrió con ella?

Tendrán que leer el libro para saberlo. (Risas).

Tessa Romero es periodista y socióloga. Es cooperante internacional de ayuda humanitaria. Tiene una amplia experiencia como periodista en gabinetes de comunicación nacionales e internacionales, y medios de comunicación como Cadena Ser y Radio Nacional de España, entre otros. Ha escrito manuales didácticos de música lírica y sinfónica, guías turísticas para España y otros países y artículos de turismo y cultura para la prensa nacional e internacional. Desde los 8 años comenzó a recibir premios literarios y su verdadera vocación, la de ser escritora, le impulsó a escribir este primer libro de crecimiento personal y cumplir su sueño de ayudar a los demás.

Para contactar con la autora: info@tessaromero.com 

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores. 

Nosotras… Las mujeres de hoy

Nosotras… Las mujeres de hoy

Nosotras…                   

Las mujeres de hoy

Por Cristina Martínez Martín

Nosotras, las mujeres, las hijas del baby boom,

que rompimos el techo de cristal que aprisionó la vida de nuestras madres,

y no seguimos su ejemplo…

 

Nosotras, que, alentadas unas veces en el vuelo por ellas, y coartadas otras veces por su miedo, nos lanzamos al vacío de un horizonte desconocido, y perdimos muchas veces el rumbo, y tropezamos, nos caímos, y nos destrozamos en los adoquines de la calle…

Nosotras que tuvimos que volver a levantarnos maltrechas, una y otra vez, con la mirada al frente… 

Nosotras, que tuvimos la dicha de poder estudiar, formarnos, y luego trabajar fuera de casa y ganar nuestro medio de vida, en tanto cargábamos con las labores del hogar y la crianza de los hijos, posponiendo la ambición profesional a la personal, pero sin perder nunca de vista esa igualdad soñada, ansiada, y ganada a pulso…

 

Nosotras que tanto batallamos para que nuestros hijos e hijas tuvieran el camino allanado hacia una sociedad menos trabajosa e injusta; una sociedad en la que hombres y mujeres sobre un pie de igualdad construirían un mundo mejor;  un mundo en el que conjugar el verbo amar no significara o él o yo…

Nosotras que nos quisimos tanto y unimos por primera vez en la historia nuestras voces para hacer Historia, y dejar de ser el mueble arrumbado, la madre sacrificada, o la amante escondida, y poder labrarnos biografías inconformistas y ser dueñas de nuestro destino…

Nosotras que nunca quisimos ocupar espacios de poder a costa de comportarnos como hombres, y aspiramos a vernos reflejadas en mujeres como Merkel, que está donde está no por ser la esposa de, si no por su esfuerzo y sus propios méritos, así como otras nuevas mandatarias de diversos países y hoy Kamala Harris… 

Nosotras, que tanto sacrificamos en nuestras vidas, no podemos mirar ahora impasibles cómo se pierden esos logros, ni aplaudir que se nos coloque en un lugar de poder por el mérito de nuestras parejas, ni tampoco debemos admitir ser el vientre reproductor de los que sólo pretenden con su ideología medieval recuperar la soberanía masculina, y aplastar las libertades conseguidas por las mujeres occidentales con tanto esfuerzo…

Nosotras, que nos acercamos al final del camino cual navíos destrozados en los acantilados de la vida, no podemos celebrar ciertos comportamientos ni callarnos, porque eso sería traicionar todo aquello por lo que hemos combatido toda nuestra existencia…

 

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores. 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

La fosa, nueva novela de Lola Montalvo

La fosa, nueva novela de Lola Montalvo

LA FOSA

Editorial Edhasa   

NARRATIVAS CONTEMPORÁNEAS

 

 

 

 Lola Montalvo

Ya ha comenzado la excavación de la fosa. Está junto al cementerio, en Castillejos de la Sierra, Sevilla. Y a la exhumación se suma Mar Torralba, una reconocida y reputada antropóloga forense. Llega al pueblo acompañada de su sobrino Dani, mudo desde que, hace poco, su madre ha sido asesinada a manos de su padre.

     Pasado y presente, historia hecha real y sentimientos se entremezclan en esta novela de Lola Montalvo. Con trazos rápidos y precisos, en una escritura envolvente, La fosa nos transporta a esos momentos vividos que nunca podremos olvidar.

Mar está dispuesta a recuperar todos aquellos cuerpos que allí yacen sepultados. Represaliados del franquismo en 1940. Pero hay más, porque un terrible y oscuro secreto se encuentra escondido en la fosa común: uno de los cadáveres muestra signos de asesinato, de una muerte distinta. A partir de ahí, Mar y su familia se verán envueltos en un vertiginoso proceso de investigación que dejará al descubierto hechos del pasado que alguien se esforzó porque quedaran siempre bajo tierra. Mientras tanto, en el centro del vórtice, quedarán Dani y su oscuro secreto…

Lola Montalvo nació en Madrid, pero vive en Andalucía, y desde hace ya más de veinte años se gana la vida como enfermera. Es diplomada en Enfermería, licenciada en Geografía e Historia y en Historia Antigua y máster en Ciencias Forenses y Derecho Sanitario. Ha ganado varios certámenes literarios, lo que la animó a adentrarse en la escritura. Su última novela, Historia de una enfermera (Ediciones B, 2017) la alzó al éxito de lectores y crítica. 

www.lolamontalvo.es/p/autora.html

Twitter: @Lolamont en Twitter

Facebook: https://www.facebook.com/lola.montalvo

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS