Elisabeth Marín, una mujer que vuela alto

Elisabeth Marín, una mujer que vuela alto

Elisabeth Marín

Entrevista

UNA MUJER QUE VUELA ALTO

Por Mar Cantero

Nunca se me había pasado por la cabeza ser piloto. No tengo a nadie en la familia que se dedique al mundo aeronáutico, pero es cierto que siempre me ha encantado viajar y al subirme a los aviones cuando pasas por el Cockpit (cabina de pilotos) ¡me quedaba mirando alucinada!

Elisabeth Marín vive a las afueras de Barcelona, su ciudad natal, cerca del Aeropuerto de Sabadell, donde pasa la mayor parte de su tiempo. Recuerda perfectamente el día en que cambió su vida para siempre, el mismo día en que se dio cuenta de que quería ser piloto. A pesar de no ser fácil conseguirlo para una mujer, ha alcanzado su sueño y sigue volando cada vez más alto en el cielo y en la tierra.

1. ¿Cuándo y cómo lo descubriste? Fue el 17 de Agosto del 2015, realizando el take off en uno de los aviones internos camino Bombay me encontraba, justo en la Terminal 2, Chatrapati Shivaji International Airport, Mumbai, La India. Fue justo al bajar del avión cuando, de repente, esperando el cambio de chárter, aparecieron una Comandante y la copiloto, ambas mujeres. Entonces, mi cabeza comenzó a divagar, sin poder dejar de mirarlas, observándolas, no dejaba de seguirlas con la mirada, mientras mi mente se sumergia en un baile de ideas, mezcladas con incertidumbre y pasión. Ese día, ese gran día, hizo que mi vida cambiara de rumbo 180 grados.

2. ¿Tuviste miedo o sentiste desconfianza? A mis 29 años, después de dedicarle toda mi vida al deporte, tanto personal, educacional, y profesionalmente, alcanzando todas mis metas, objetivos y proyectos propuestos, llegando incluso a asumir la gestión de un Club, decidí dar el paso y lanzarme a cumplir un sueño, un reto, una pasión oculta que no había salido a luz hasta ese momento, pero que lo hizo con una fuerza que se convertiría en imparable!

 

 3. ¿Cuál fue el primer paso hacia tu sueño? Empecé a indagar por internet escuelas aquí en Barcelona, todas ellas privadas (no hay otra opción), me decanté por el aeropuerto de Sabadell, dejando toda mi vida anterior en “standby”, evidentemente el deporte hoy por hoy forma parte de mis hobbies, ya que indudablemente me corre por las venas, sigue siendo una buena terapia tanto mental como física…

4. Imagino que no fue fácil… Me adentré a fondo en el tema de la aviación, todo mi mundo empezó a girar en torno a eso, pues dicen que si algo quieres toca esforzarse y de alguna manera aconsejan que proyectes, visualices, «te obsesiones» (sanamente hablando), y más si tus recursos económicos son limitados como era en mi caso, pues contaba con algunos ahorros de los anteriores trabajos, pero no los suficientes como para hacer un único gran pago. A la vez, fui cursando la parte práctica, sin duda la más emocionante, desde el primer mes ya te suben como piloto al avión, al lado de tu instructor (reza para que te toque uno enrollado).

 

Hay que ser firme con lo que uno desea si realmente piensa que vale la pena.

Vida sólo hay una e independientemente que para unos sea más corta y para otros más larga,

¡sigue siendo UNA!

5. ¿Qué sentiste la primera vez que volaste al mando de un avión? No olvidaré jamás mi primer vuelo, estaba súper nerviosa, ansiosa, con la adrenalina por las nubes, ¡iba a sentarme a los mandos! Es la mejor emoción que uno pueda experimentar, os lo  aseguro, el momento del despegue, cuando ves que segundo a segundo se hace todo diminuto, cuando puedes observar que tienes el mundo a tus pies, cuando miras al frente y sólo hay cielo, nubes… Cuando sientes tus manos y lo estás manejando tú, eso es poder! Nunca mejor descrito, la sensación es única. El estar ahí arriba me evadía de todo, sólo pensaba en ese preciso instante, era pura concentración, no existía nada más, y cuando estaba en tierra sólo contaba las horas que quedaban para volver a estar ahí arriba, sustentándome con la aeronave.

6. ¿Te apoyaron las personas de tu entorno? No ha sido tarea fácil para mí, empezando porque tenía que lidiar cada día con la opinión de mi familia, no entendían el porqué mi decisión de dejarlo todo y volcarme 100% en algo que no me daba seguridad de que saliera bien, no les parecía razonable cómo podía estar gastándome un dineral en estudiar algo que después no sabes si te vas a posicionar, pues vienen de una mentalidad de otra generación. Al principio esa situación me incomodó bastante, me generaba estrés, mal estar, por mucho que intentara hablar con ellos, convencerles, no había manera, era discusión tras discusión, chocarse contra un muro kilométrico indestructible, me iba tan triste a volar, no tenía apoyo, ni escuchaba en ningún momento – ¡Buen vuelo, ya nos contarás como te ha ido! ¿Te ha gustado? ¿Qué has sentido? Cuéntanoslo todo – Pues no, ni la mínima curiosidad… Sólo oía frases como – Estás loca, no lo vas a hacer, lo vas a dejar, no vas a encontrar trabajo de ello, es muy caro, nosotros no te ayudaremos, se estrellan avionetas cada dos por tres… Así que decidí ser lo más empática posible y tomármelo de otra manera. Con el paso del tiempo, poco a poco, al observar que era perspicaz, constante y que no iba a dejarlo, fueron abriendo su coraza e interesándose.  Sí que es cierto que por otro lado tenía palabras positivas, entonces me agarraba a ellas como un clavo ardiente…

 

Cuando vuelas te das cuenta de que realmente no somos nada pero a la vez somos tan grandes, podemos hacer tantas cosas magníficas…

7Iba pasando el tiempo, todo evolucionaba a mejor, mi familia más tranquila, con un punto de apoyo agradable, exámenes aprobados, sumando horas de vuelo con instructor hasta que te sueltan, lo llaman «el día de la suelta». Cuando ya llevas «X» horas de vuelo y tu supervisor cree que estás preparada para volar sola… ¡A despegar! Ojalá pudiese explicaros con palabras lo que sentí, sólo sé que en el take off, a unos 1000ft (pies) de la pista empecé a llorar de felicidad, y al finalizar el landing (aterrizaje), bajé del avión y vas tan hinchado de superioridad personal que no cabes ni por las puertas.

7. ¿Cuáles son tus planes en un futuro inmediato? No me puedo conformar con la licencia de Piloto Privado, quiero llegar al ATPL para llevar aviones comerciales (aerolíneas), así que disfrutaré una temporada volando con aeronaves y continuaré creciendo.

8.  ¿Has sufrido algún tipo de discriminacion en el camino por ser mujer? No, pero cuando iba a clase podía observar que de cada 25/30 alumnos varones había una mujer, y de ahí este proyecto, para darle un poquito de hincapié y fe al sector femenino que no se acaba de decidir!

9. ¿Qué consejo darías a otras mujeres que quieren alcanzar sus sueños? Que jamás os rindáis ante la adversidad, aunque escuchéis mil críticas negativas, mirar hacía vuestro interior y luchar, ya que todo lo que esté hecho desde el corazón y con esfuerzo habrá valido la pena. Siempre habrá personas que crean y depositen su apoyo y confianza en vosotros, quedaros con eso. Pero lo más importante, y esto tenerlo muy claro, no es llegar a la meta lo más rápido posible, sino disfrutar del camino, de lo que estás haciendo en cada instante, de la sabiduría y experiencia que estás adquiriendo porque eso, exactamente eso, es lo que nos nutre y nos desarrolla positiva y evolutivamente. Chicas ánimo, del arrepentimiento siempre estáis a tiempo y podéis retroceder, de probarlo e intentarlo, no. Pues conlleva un estado físico, mental y psicológico muy severo del cuál evidentemente la edad suele influir.

   

HAY PERSONAS QUE TE SALVAN Y REGALOS MÁGICOS E INCREIBLES QUE TE INSPIRAN…

«NO SE EQUIVOCA EL PÁJARO QUE ENSAYA EL PRIMER VUELO Y CAE AL SUELO,

SE EQUIVOCA AQUEL QUE POR MIEDO A CAER,

RENUNCIA A VOLAR PERMANECIENDO EN EL NIDO»

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

Entrevista a Maribel Mabel, autora de «Entre almas». Por Mar Cantero.

Entrevista a Maribel Mabel, autora de «Entre almas». Por Mar Cantero.

Entrevista a Maribel Mabel

Autora de «Entre almas»

Por Mar Cantero

¿Conoces la voz de tu alma?

¿Sabes cuál es tu misión en este mundo?

¿Te gustaría conectar con ese mundo paralelo al que todos iremos tras morir?

En su libro «Entre almas», Maribel Mabel utiliza a sus personajes para llevar al lector por un viaje al interior de su alma. A través de la historia va mostrando el camino que cada cuál deberíamos recorrer para sentir que estamos conectados con nuestro mundo interno y con el Todo. Es un libro ameno, con un tono casi infantil y sencillo, que ayuda al lector a comprender ciertas enseñanzas y, sobre todo, a encontrar su propia sabiduría interior. 

 

Maribel, ¿existen los universos paralelos? 

Pasado, presente y el futuro son tres realidades simultáneas transcurriendo a velocidades diferentes. Y este presente que vemos y vivimos es solo uno, de un numero infinito de realidades y de diferentes posibilidades. Nuestra versión de la realidad no es la única, hay más de lo que ven nuestros ojos. Esto resulta especialmente interesante para mí, por el hecho de que tengo la posibilidad de escoger entre multitud de futuros disponibles. Entramos en la apasionante física cuántica y ya sabemos la complejidad que tiene explicar estos conceptos.

En tu libro “Entre almas” hablas de la muerte como un cambio de misión. ¿Puedes explicar esto a los lectores de Mentes abiertas?

El ser humano tiene tres momentos transcendentales en su vida nacimiento, crecimiento y muerte. Lo que hacemos durante nuestro periodo de existencia física y todas las experiencias que acumulamos van a ser decisivas tras la partida y el nuevo comienzo. El alma guarda el historial de todos nuestros actos, pensamientos y sentimientos. Por eso, en cada persona, ese cambio de misión será diferente según haya empleado su vida terrenal.

 

¿En el aura llevamos marcadas las experiencias vividas y las lecciones aprendidas?

Esta es una buena pregunta para Violeta una de las protagonistas de Entre Almas. Ella dice que cada persona refleja con la luz de su aura la huella digital del espíritu. Para mí, el aura es el campo de energía que rodea a las personas, siempre está a su alrededor y la acompaña, algunos la pueden ver y otros la pueden sentir. Todos hemos tenido la experiencia de conocer a una persona y nos ha dado esa impresión extraña, tanto positiva (utilizando expresiones como “esa persona tiene ángel”) como negativa (“esa persona tiene el aura oscura”).

También hablas del plan de tu alma, ¿qué nos puedes decir sobre esto?

Creo que nuestra alma tiene el anhelo de realizar su misión, todo depende de lo atentos que estemos para escuchar el camino que ella nos quiere marcar.

Es cierto que, en ocasiones, somos nuestro peor enemigo. ¿Cómo podemos cambiarlo?

El problema está en la mente humana, hemos estado condicionados desde pequeños ha pensar que vivimos en un mundo escaso y tenemos grabados cada uno de nosotros unos parámetros limitantes de nuestras capacidades porque así nos lo han repetido muchas veces. La mente está bien entrenada y siempre nos lo recuerda y nos limita con pensamientos del tipo: yo no puedo, yo solo demasiado mayor, no tengo dinero, estoy enfermo, no tengo suerte, no se hacer nada, todo me sale mal, no soy atractivo, no se hablar…. Hay que evitar que la mente nos cuente todas estas historias que nos empequeñece, nos asusta, nos anula y nos paraliza. Todo el proceso de transformación está fundamentado en dejar de reaccionar basados en el miedo y responder en base a las emociones de la fe, de la ilusión y de la confianza en lo que realmente somos.

En tu libro, también dices que hay un mundo mágico que cohabita con el nuestro. ¿En qué te basas para afirmarlo?

Vivimos en la tercera dimensión percibimos nuestro entorno en función de la longitud, latitud y altitud, y de manera simultánea, aquí también se encuentra la cuarta dimensión que es invisible a nuestros ojos, pero existe. Yo me baso para afirmarlo por mis estudios y experiencias con los sueños. Durante el sueño entramos en la cuarta dimensión por eso muchos sueños no son sueños en realidad, son experiencias vividas en la cuarta dimensión, tan reales o más que lo que vivimos en este plano físico. Algo realmente fascinante.

 ¿Algunas personas han venido al mundo para limpiar el árbol familiar? ¿Por qué y cómo pueden hacerlo?

Hay mucho sufrimiento en las familias por hechos pasados que se ocultan y se ven como los roles familiares, que se repiten una y otra vez, sin remedio aparente. Comportamientos extraños que no se sabe de dónde vienen. Creo que hay personas concienciadas en limpiar su árbol genealógico, es un trabajo complicado que requiere de un estudio completo del árbol y de todos los familiares que lo integran y desvelar todo ese dolor acumulado, generación tras generación, para evitar futuras repeticiones.

 ¿Por qué crees que es importante creer, incluso antes de ver?

Es la base para que cambiemos nuestras vidas, es la única manera de darnos la oportunidad de salir de los límites escasos, estrechos y muy marcados, en los que nos encontramos dentro de nuestra mente. Creer sin ver, significa entrar en un nuevo espacio mucho más amplio, sin límites. El espacio del sentir interior, del corazón. El espacio del alma. 

¿Puedes hablarnos sobre la ley del espejo, de la que hablas en tu libro?

Claro que sí, mira te pondré un ejemplo. Si tú, Mar, me das un consejo de amiga y me dices: Maribel deberías controlar tu ego. Yo lo niego, no reconozco que sea así, porque no puedo verlo. Pero si en lugar de eso, me pones un espejo donde yo puedo ver el ego en otra persona, eso me hace reaccionar y reconocer: ¡Anda, si yo soy como esa persona, si actúo igual! Con este ejemplo quiero explicar que nos reconocemos a través de otras personas y gracias a esto podemos darnos cuenta de cómo somos y de quiénes somos, y nos da la oportunidad de cambiar.

 ¿Y qué puedes decir a nuestros lectores sobre los sueños?

¡Muchísimo!  Los sueños son fundamentales para el equilibrio de nuestra vida. Nuestra naturaleza está concebida para recibir mensajes vitales durante el sueño. Deberíamos prestarle mucha más atención y explorar los recuerdos, las emociones, las experiencias… a las que te lleva la mente por las noches. Es una fuente muy valiosa para recibir inspiración, explorar en nuestro interior, conocernos a nosotros mismos y lo más transcendental a través de los sueños podemos crear nuestra realidad.

 

Maribel Mabel, desde niña diferentes experiencias de naturaleza espiritual le hicieron interesarse por todo lo relacionado con el alma humana. Su extraordinaria sensibilidad y su pasión por los sueños la llevó a realizar un trabajo diario de investigación, con la ardua tarea de recopilar y hacer el seguimiento de cada uno de los sueños y sucesos que llegaban a su vida. Su proyecto, que ha durado años, ha sido minucioso, documentado al detalle e ilustrado para no perder la esencia de esas increíbles experiencias vividas. La conclusión obtenida tras el análisis de todas las teorías planteadas es que la magia es real y un mundo oculto cohabita con el nuestro.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores. 

Entrevista Tessa Romero, autora del Bestseller «24 minutos en el otro lado»

Entrevista Tessa Romero, autora del Bestseller «24 minutos en el otro lado»

Entrevista a Tessa Romero

Autora del Bestseller

«24 minutos en el otro lado»

Por Mar Cantero

¿Temes a la muerte? ¿Crees que hay más vida después de esta? ¿O por el contrario, piensas que aquí se acaba todo? En Mentes abiertas, hemos tenido el inmenso placer de charlar con Tessa Romero, autora del besseller “24 minutos en el otro lado”. Te encantará conocer lo que nos tiene que contar sobre su ECM y sobre la muerte en general, en unos momentos en los que todos nos enfrentamos a la posibilidad de marcharnos de este mundo.

Tessa, ¿cuándo pensaste que sería bueno escribir el libro y por qué?

Desde que viví la ECM (Experiencia Cercana a la Muerte) en el año 2007, quise escribir este libro para ayudar a las personas a que no temiesen a la muerte ni a las enfermedades. Entonces comencé a visitar a moribundos y enfermos terminales en hospitales para acompañarles y llevarles un mensaje de esperanza. Comprendí que aún tenía mucho que aprender sobre lo que había experimentado. Por un lado, no me sentía preparada aún para escribir el libro y, por otra parte, reconozco que temía ser juzgada y criticada por la opinión pública. Transcurrieron años en los que tuve que sanar mi espíritu y comprender que la prioridad era amarme a mí misma. Hasta que no aprendí la lección, no pude escribir ni una sola palabra. Hoy entiendo que todo ocurre cuando tiene que ocurrir. Y el momento llegó en 2018, año en el que escribí mi libro. Ya estaba preparada para compartir mi experiencia con el mundo y afrontar las consecuencias, fuesen cuales fuesen.

¿Crees que es necesario haber pasado por una ECM para perder el miedo a la muerte y creer en una vida después?

En mi caso, yo no creía en la existencia de una vida después de esta. Tuve que estar “muerta” para creer. Hay personas que necesitan ver para creer y yo era una de ellas. Sin embargo, conozco a personas que creen sin ver. Ellas son la muestra de que es posible perder el miedo a la muerte y tener esperanza de que existe vida tras ella. Poseen fe. Una fe que nada tiene que ver con las religiones. Y también tienen una mente abierta. Como dijo Carl SaganLa ausencia de prueba no es prueba de ausencia”.

¿Piensas que tu historia puede hacer cambiar en algo a las personas que leen tu libro?

Ese era uno de mis objetivos cuando lo escribí. No deseaba solo ayudar a las personas para que viviesen sin miedo a la muerte sino también para que aprendiesen a vivir sin miedo. Según las opiniones públicas de los lectores y los correos y mensajes que recibo a diario desde muchos lugares del mundo, el libro les ayuda a no solo superar sus miedos ante la muerte y enfermedades o el duelo por la pérdida de seres queridos, sino que también les ayuda a transformar sus vidas. Muchas personas con depresión me cuentan cómo las páginas de este libro les ha ayudado a dar ese primer gran paso hacia la vida que se merecen. Es muy frecuente la opinión de que es un libro de cabecera indispensable para encontrar el sentido de la vida.

Tras lo que te ocurrió, ¿en qué aspectos cambiaste y de qué forma?

Cuando me diagnosticaron una enfermedad rara y mortal, sin cura posible dado el desconocimiento existente sobre ella, me rendí. Deseaba que la muerte llegase cuanto antes y así dejar de sufrir aquella tortura. Pensé que mi vida no valía nada y que todo cuanto había vivido hasta entonces no tenía significado. Sin embargo, esta experiencia me enseñó que toda vida humana tiene un propósito y que vivir vale la pena, aun cuando estemos sufriendo mucho. La vida tiene significado siempre, hasta el último aliento.

En estos duros momentos en los que, por fuerza mayor vemos la muerte, de manera global, cada día más cercana, ¿crees que se puede aprender a no temer a la muerte, aunque no hayas pasado por ninguna experiencia de ese tipo?

Sí, es posible. Nuestra sociedad nos ha mostrado la muerte como un tabú desde siempre. En cambio, vemos cómo en otras culturas enseñan desde la infancia que la muerte significa el tránsito a otra vida, el desprendimiento de este cuerpo físico y el abandono de este plano material para trascender a otro superior. Aquellas personas que viven íntimamente conectadas con la fuente interior de su ser, están conectadas a su vez con la fuente a la que estamos unidos todos los seres humanos. Cuando sientes la Energía Creadora dentro de ti, tienes la certeza de que esta vida es apenas un suspiro y que tras ella te aguarda otra vida. No sé cómo es, pero en “el otro lado” percibí que era AMOR puro y serenidad infinita.

¿En qué te gustaría que cambiaran las personas que leen tu libro?

Me gustaría que cambiasen para ser ellas mismas y no quienes los demás pretenden que sean, que se convirtiesen en las personas que han venido a ser a este mundo. Uno de los mayores arrepentimientos de los moribundos es no haber tenido la vida que deseaban por complacer siempre a los demás. Sería maravilloso que todo ser humano viviese sin esperar la aprobación de nadie y cumpliese sus sueños. Solo así podemos ser felices.

¿Crees que en la educación, en las familias y en los colegios, se debería incluir este tipo de aprendizaje, en lugar de aprender a evitar hablar de la muerte, ya que es un fin común?

Sí, creo que nuestra sociedad debería mostrar la muerte como algo natural desde que somos niños. De hecho, sin muerte no hay vida y viceversa. Son las caras de una misma moneda. Es muy doloroso perder a un ser querido o que nos diagnostiquen una enfermedad mortal, pero sería mucho más fácil si, en vez de tratar la muerte como un tabú, nos enseñasen a ver la muerte como algo que forma parte de nuestra existencia en vez de mostrarla como un espectro vestido de negro con la guadaña. Yo veo a la muerte como un ser amoroso que nos da la mano cuando llega el momento de abandonar esta frecuencia de vida para que no estemos solos en el tránsito hacia una existencia nueva.

¿Piensas que es mejor enfrentarse a la muerte y aceptarla como algo natural, en lugar de intentar escondernos de ella inútilmente?

Sí. Aceptar la muerte es aceptar la vida y admitir que nuestra realidad en la Tierra es durante un tiempo limitado. Escondernos de la muerte sería como esconderos del amor. Es imposible. No podemos huir de lo que somos. Somos seres infinitos y eternos en cuerpos temporales.

¿Cómo nos puede ayudar esto?

Cuando aceptamos la muerte como algo natural, nos permitimos ser nosotros mismos e ir en busca de la vida que merecemos. He conocido a más personas con más miedo a vivir que a morir. Cada vez que me dicen en alguna conferencia o charla con qué frase me gustaría terminar, siempre les digo: “Recordad que hay vida antes de la muerte”.

¿Qué es para ti la muerte?

Para mí la muerte es el puente que te lleva de una vida material a otra en la que no necesitamos este cuerpo que a veces se convierte en una jaula para nuestras almas. La muerte es la liberación de nuestro espíritu.

Supongo que en muchos casos se tratará de alucinaciones, pero en muchos otros no. Opino que la ciencia apenas conoce el funcionamiento del cerebro y del cuerpo humano. Conozco a neurólogos y neuropsicólogos que me confiesan que solo saben un mínimo porcentaje sobre la mente humana. Aún queda mucho por descubrir en este campo y estoy segura de que algún día podrá demostrarse la veracidad de las ECM.

¿Qué opinas de lo que dicen algunos médicos, que las ECM pueden ser una alucinación debido al proceso en el cerebro que ocurre al morir?

Supongo que en muchos casos se tratará de alucinaciones, pero en muchos otros no. Opino que la ciencia apenas conoce el funcionamiento del cerebro y del cuerpo humano. Conozco a neurólogos y neuropsicólogos que me confiesan que solo saben un mínimo porcentaje sobre la mente humana. Aún queda mucho por descubrir en este campo y estoy segura de que algún día podrá demostrarse la veracidad de las ECM.

¿Crees que algún día llegaremos a saber qué nos ocurre cuando morimos, gracias a las ECM, o algún otro tipo de prueba?

Sí, estoy segura de que algún día, no muy lejano, la ciencia demostrará estos procesos de los que se hablará con naturalidad. Creo que estamos asistiendo al nacimiento de una nueva era de la ciencia que contempla la dimensión espiritual del ser humano junto con la física y química. La ciencia y la espiritualidad de la mano harán grandes descubrimientos para la humanidad.

¿Crees que ahora hay más casos de ECM que antes o es solo que antes no se contaba?

Creo que las ECM han existido desde siempre, pero las personas no lo han contado por miedo a ser considerados locos. Conozco muchos casos de personas que han vivido Experiencias Cercanas a la Muerte y ni siquiera lo han compartido con sus familiares por miedo a que piensen que no están en su sano juicio. Desde aquí, animo a las personas que hayan vivido una ECM a que compartan su experiencia, ya que así podrían ayudar a los demás transmitiéndoles un mensaje de esperanza de que hay vida después de esta.

Y por último, ¿tienes miedo a la muerte? ¿Por qué o por qué no?

No tengo miedo a morir. Tengo miedo a no vivir en plenitud porque esto significaría estar muerta en vida.

¿Quiénes creen que eran los seres con los que estuviste en el otro lado?

Me encantaría saberlo. ¿Seres interdimensionales? ¿Seres de luz a los que algunas culturas y filosofías denominan ángeles o guías espirituales? ¿Seres de algún lugar distante de nuestro universo? Me recibieron con más amor del que puedo describir y me dieron la oportunidad de regresar a la vida. Solo sé que no estamos solos.

Aquellos seres te dieron la opción de volver para salvar la vida de otra persona cuya vida corría peligro. ¿Por qué elegiste salvarla? Y, ¿llegaste a conocerla cuando regresaste?

Actué de forma inmediata. Lo hice por amor, sabiendo que mi alma regresaría a un cuerpo enfermo. Pero estaba decidida a impedir que aquella persona muriese.

¿Qué ocurrió con ella?

Tendrán que leer el libro para saberlo. (Risas).

Tessa Romero es periodista y socióloga. Es cooperante internacional de ayuda humanitaria. Tiene una amplia experiencia como periodista en gabinetes de comunicación nacionales e internacionales, y medios de comunicación como Cadena Ser y Radio Nacional de España, entre otros. Ha escrito manuales didácticos de música lírica y sinfónica, guías turísticas para España y otros países y artículos de turismo y cultura para la prensa nacional e internacional. Desde los 8 años comenzó a recibir premios literarios y su verdadera vocación, la de ser escritora, le impulsó a escribir este primer libro de crecimiento personal y cumplir su sueño de ayudar a los demás.

Para contactar con la autora: info@tessaromero.com 

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores. 

CHRIS EL-BAHR

CHRIS EL-BAHR

CHRIS EL-BAHR

Entrevista

METAMORFOSIS DE UNA REINA DE LOS SUBURBIOS

Por Mar Montilla

Cuando estaba embarazada deseé — con todas mis fuerzas — que el fruto de mi vientre fuese un varón, ¿sabéis por qué? Porque quería enfrentarme al reto de educar a un hombre a mi manera, transmitiéndole una mentalidad abierta y feminista. Mi anhelo se cumplió y logré mi objetivo. ¡Vaya si lo logré!

Es para mí un orgullo entrevistar a Chris El-Bahr, mi hija.

1. ¿QUIÉN ES CHRIS EL-BAHR?

Chris El-Bahr es una soñadora de veintitrés años, llena de aspiraciones y proyectos de vida. Con inclinaciones artísticas y espíritu activista, trata de transmitir su mensaje a una sociedad aún muy atrasada en lo que a la inclusión del colectivo LGTBIQ+ —y sobre todo de la comunidad transgénero— se refiere.

2. A LOS 13 AÑOS LE CONFESASTE A TU MADRE QUE TE GUSTABAN LOS CHICOS. ¿CÓMO VIVISTE ESE INSTANTE?

No fue fácil. No porque pensara que mi madre iba a rechazarme, sino por el hecho trascendental de aceptar, por primera vez en la vida, que yo no formaba parte de la supuesta «normalidad» que la sociedad impone. Lloré mientras se lo decía, lloré mucho, muchísimo, pero ella me abrazó con fuerza, para consolarme. Me dijo que me quería tal y como era, y que podía contar con su apoyo total y absoluto.

3. ¿CÓMO HA SIDO LA RELACIÓN CON TU ENTORNO DESDE TU INFANCIA HASTA HOY?

La relación con mi entorno ha sido complicada, a pesar de tener el amor y el apoyo de personas muy cercanas. Mucho antes de identificarme como gay, los niños del colegio al que iba ya me llamaban «maricón» y me pegaban. Se reían de mí por no saber jugar al futbol, por tenerle miedo a la pelota. Me daban balonazos en la cara y en el estómago. También se burlaban por apuntarme a danza, por ejemplo.

En Secundaria fue aún peor. A los trece años «salí del armario» y eso marcó un antes y un después en mi vida. En un instituto bastante problemático y donde los chicos tenían una masculinidad gigante, hacer esa declaración fue como una sentencia de muerte. Las mofas eran constantes, y el bullying que sufrí fue muy duro. Hasta que llegó el día en el que me cansé, y con tal de sobrevivir en ese ambiente, tuve que masculinizar mis modales. Me junté con chavales de mala reputación para que el resto empezara a respetarme. Eso me hizo ganar confianza en mí misma y plantar cara a aquellos que me humillaban. Pero a la vez me llevó a meterme en líos, a repetir varios cursos y a abandonar el instituto sin terminar la ESO, en cuanto cumplí los dieciséis años.

En casa tampoco era todo perfecto. Mi padrastro, un musulmán de ideas tradicionales, al que yo consideraba mi padre,  nunca aceptó que yo no me comportara «como un hombre». Mi orientación sexual y mi identidad de género se convirtieron en temas tabú. No podía ser libre ni en mi casa, ni en la calle. No me sentía libre en ningún espacio de mi vida. Por suerte eso quedó atrás. A los dieciocho años retomé los estudios en otro instituto, fuera del entorno de mi barrio, y conocí a gente a la que le daba igual lo que fueras y te aceptaban sin ningún tipo de problema. Hice el Bachillerato. Pocos años después, a raíz de conocer a mi pareja, empecé a frecuentar espacios y asambleas LGTBIQ+ y a crearme mi propia red de amistades y de apoyo. Las cosas cambiaron a partir de entonces, sobre todo cuando mi padrastro nos abandonó, a mi madre y a mí, para regresar a Marruecos.

4. ¿CON QUÉ PRONOMBRES TE IDENTIFICAS?

Hace unos años comencé a identificarme con el pronombre femenino —ella— y el neutro —elle—. A día de hoy y después de un proceso de cambios en cuanto a mi identidad de género, prefiero identificarme únicamente con el femenino.

5. ¿QUÉ ES EL GÉNERO NO-BINARIO?

Nuestra sociedad actual está basada en un binarismo de género, en la creencia de que tan solo existen dos géneros —hombre y mujer—. Las personas que se consideran no-binaries son aquellas que no se identifican ni como mujeres ni como hombres, sino más allá de lo binario. Dentro de esto puede haber varias identidades de género, o bien identificarse como no-binaries, sin más. Desde que se empezó a escuchar más este término, mucha gente cree que una persona no-binarie se identifica como hombre y como mujer, o a medio camino entre las dos categorías. Esto es falso y es una construcción hecha por una sociedad que no puede comprender que haya identidades de género que nada tengan que ver con esa dualidad. También puede deberse a la creencia de que las personas no-binaries tienen una apariencia muy andrógina, pero aquí deberíamos diferenciar entre identidad de género y expresión de género. Una persona puede identificarse como femenina y tener una expresión de género —forma de vestir, apariencia, rol, comportamiento— muy masculina o andrógina, por poner un ejemplo.

Además, erróneamente se cree que las identidades no-binarias son un hecho actual y post-moderno, y sin embargo existen desde los inicios de la humanidad. En la mayoría de las culturas originarias, tener una persona no-binaria en la familia era símbolo de bendición y estas personas siempre eran asociadas al mundo espiritual y místico, y tenían un estatus muy importante en la comunidad. En la India, por ejemplo, como en el hinduismo se habla del «tercer sexo» —así lo denominan ellos— desde siempre se ha aceptado legalmente esta tercera identidad de género que puede figurar hasta en documentos oficiales.

6. ¿CUÁNDO SUPISTE QUE ERAS TRANS?

Creo que siempre lo intuí. Nunca he encajado con los chicos o los hombres, ni siquiera con aquellos que son gays o que tienen una masculinidad más deconstruida. Me sentía diferente a ellos en todo. Pero no fue hasta tener más o menos dieciocho años, que leyendo sobre el tema, descubrí las identidades no-binarias, y eso me dio el impulso para desprenderme de la etiqueta de «hombre» y descubrirme a mí misma como lo que soy.

Luego tuve un proceso de transición personal de varios años —que aún dura y probablemente seguirá— que me ha servido para darme cuenta de que no me identifico como no-binarie, sino como mujer trans. No niego que la etiqueta anterior me representara durante un largo tiempo —la identidad de género es algo muy personal, complejo e incluso cambiante a veces—, pero lo cierto es que desde que me acepté a mí misma como mujer trans, todo ha cobrado sentido en mi vida. Me siento en paz, en armonía conmigo misma, y más feliz que nunca.

7. ¿HAS SIDO VÍCTIMA DE ALGÚN DELITO DE ODIO?

Sí, más de una vez y de dos. Cada cierto tiempo sucede algo. Me insultan por la calle, murmuran cosas a mi paso, o me comentan por las redes sociales. Y no solo eso. Desde que comencé a transitar y adopté una apariencia más femenina, el acoso que recibo por parte de hombres cisgénero y heterosexuales es realmente brutal y asqueroso. Tanto en la calle, donde más de una vez me han seguido hasta casa o me han susurrado palabras soeces, como a través de las redes sociales, donde recibo mensajes diarios con comentarios sexuales o fotos de sus genitales. Es alarmante la cosificación por parte de los hombres heterosexuales hacia las mujeres o hacia aquellos sujetos con apariencia femenina.

Lo más grave ocurrió hace casi un año, en Barcelona. Durante una sesión de fotos, en plena calle, un grupo de unas diez personas nos rodeó y empezó a insultarnos, con amenazas de muerte incluidas. Nos dieron empujones y trataron de robarnos el equipo fotográfico. Justo en ese momento apareció la policía, por casualidad, una cosa llevó a la otra y hasta tuvimos que ir a juicio, por culpa de esa gente. Recuerdo todo aquello como una de las peores experiencias de mi vida.

8. ¿PUEDES EXPLICARNOS LA DIFERENCIA ENTRE CISGÉNERO, TRANSGÉNERO Y TRANSEXUAL?

Una persona cisgénero es aquella que se siente identificada y conforme con el género que le asignaron al nacer. Una persona transgénero es lo contrario, es alguien que no se identifica con el género que le asignaron al llegar a este mundo. Transexual es la persona transgénero que, al no identificarse con el género que le asignaron al nacer, decide pasar por una transición médica —hormonación, cirugía, etc.— para no sufrir disforia, para tener un cuerpo que percibe más acorde con su identidad.

Me gustaría puntualizar que estoy un poco en contra del uso de la palabra «transexual», con la que no me identifico, ni creo que me represente, a pesar de estar realizando una transición médica. Prefiero identificarme como trans, a secas, o transgénero. ¿Por qué? Pues esto es debido a las connotaciones históricas del término transexual, que tiene su origen en la patologización de nuestro colectivo por parte de las instituciones psiquiátricas, que incluyeron en su lista de enfermedades el «trastorno de la transexualidad y disforia de género».

Cuando nacemos, o incluso antes, nos asignan un género —hombre o mujer— en base a nuestros genitales. Esto es un error, ya que los genitales no definen ni representan tu identidad de género. Una cosa son los genitales o el sexo, que es algo físico, y la otra es la identidad de género, que es un hecho psicológico. Cuando una persona nace y se le asigna un género u otro en base a su físico, y se la cría y educa durante toda su infancia en base a unos roles de género concretos, estamos cometiendo el error de decidir por esa persona y obligarle a ser algo que tal vez no es.

«Transgénero»  es un término paraguas que incluye millones de identidades y etiquetas —«transexual»  entraría dentro de este espectro—, ya que el género y la identidad son cosas muy personales y complejas.

 

9. ¿ERES ACTIVISTA DE LOS DERECHOS LGTBIQ+?

Sí, esta es una lucha que me atraviesa por completo. Creo que es importante que las personas que formamos parte de la comunidad nos dirijamos al resto de la sociedad, les hagamos llegar nuestro mensaje y luchemos para alcanzar una inclusión y una igualdad reales. Tengo un espíritu reivindicativo. Hago mías las causas injustas y me implico en sus luchas. Es algo que está presente en mi día a día, y en todo lo que emprendo. No puedo pensar de otra forma y no concibo otro modo de vida.

10. ¿ESTÁS A FAVOR DE LA HORMONACIÓN? ¿Y DE LAS CIRUGÍAS?

Esto es algo complejo. En parte sí, estoy a favor de ambos tratamientos como método de transición médica para personas transgénero. De hecho, yo me estoy hormonando desde hace tres meses y estoy contenta con los cambios que está experimentando mi cuerpo. También tengo pensado realizarme alguna cirugía más adelante.

El problema es que creo que se nos presta poca atención al colectivo trans. Creo que no se invierte lo suficiente en darnos tratamientos que sean específicos para nosotres y que no tengan efectos adversos en la salud a corto o largo plazo, algo que no se ha estudiado demasiado y por lo tanto se desconoce. Por ejemplo, tomamos medicamentos que se recetan para otros fines y en ningún apartado del prospecto consta que tengan el efecto que tienen —feminizador o masculinizador— en las personas transgénero.

Debería producirse un gran cambio en la mentalidad de la sociedad para que las leyes concedieran a la salud de las personas trans la misma importancia que a las cisgénero. Solo así conseguiremos la verdadera inclusión, la igualdad. Las operaciones para feminizar o masculinizar el aspecto no deberían considerarse cirugía estética, porque responden a una necesidad. A día de hoy, en España, hay operaciones que entran por la seguridad social, pero las listas representan años de espera, y con resultados que dejan mucho que desear. Por eso la mayoría opta por acudir a clínicas privadas que cobran lo mismo o más que si la cirugía fuera por un capricho estético. Opino que este tipo de intervenciones deberían ser gratuitas para personas transgénero. Y si la sociedad no fuera como es, si no existieran unos roles de género tan marcados y no le diéramos tanta importancia a este, la mayoría de las personas transgénero no necesitarían pasar por todos estos procesos.

11. ¿TE SIENTES DISCRIMINADA? ¿EN QUÉ ÁMBITOS?

No demasiado. Me siento afortunada en ese aspecto. No he sufrido discriminación en mi actual trabajo, por ejemplo, más allá de que algún compañero me haya malgenerizado —dirigiéndose a mí con un pronombre con el que no me identifico—. Pero sí que es cierto que siempre temes el rechazo. En mi caso, ese temor me llevaba a masculinizar mi aspecto a la hora de realizar una entrevista, por ejemplo, para que cuadrase con el género y el nombre que aparecen en mi DNI; a no confesar mi identidad de género o expresarme de forma femenina hasta estar dentro de la empresa y haber superado el período de prueba; y a hacerlo con miedo, miedo a que me despidieran por ese motivo. Y no tendría que ser así. Las personas trans deberíamos tener las mismas oportunidades que las cisgénero.

 

Sería un mundo en el que cuando naciera una criatura no se le asignara un género en base a sus genitales, y no se educara con unos roles tan concretos y definidos, sino que se criara de una forma neutra, dejando que vaya descubriendo por sí misma su propia identidad a medida que crece. Un mundo donde no tuviera cabida ningún tipo de discriminación —libre de transfobia, racismo, LGTBIQfobia, xenofobia, etc—.

12. ¿SI PUDIERAS CAMBIAR EL MUNDO, ¿CÓMO SERÍA EL NUEVO?

Nuestra sociedad necesita una transformación profunda. Si me centro en los derechos del colectivo transgénero deberíamos empezar por dar la oportunidad a las personas trans de cambiar su género y nombre en el DNI, sin necesidad de pasar por un proceso hormonal; permitir la inclusión del género no-binarie en documentos oficiales; abrirles el mercado laboral sin restricciones; incluir una asignatura obligatoria en las escuelas de Primaria sobre sexualidad e identidad de género, para evitar la exclusión social, y para ayudar a aquelles niñes que puedan estar descubriendo su propia identidad más allá de lo que les han asignado, o que lo vayan a hacer en un futuro.

 

 

  CHRIS EL-BAHR

   Nacida el 14 de abril de 1997 en Barcelona.

    Artista, activista. Estudiante de Antropología Cultural.

   Coautora del libro REVOLUTION NOW. Lucha y resistencia         LGTB  en representación del colectivo Marikes Llibertàries i       transfeministes de Barcelona. Este libro es una recopilación     de artículos escritos por diferentes colectivos no                          institucionales y militantes que trabajan por la lucha LGTB        en Cataluña, Galicia, Asturias y Madrid.

 

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores. 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

La Nueva BioDieta

La Nueva BioDieta

La Nueva BioDieta

APRENDE A NUTRIRTE DE FORMA SANA CON ALIMENTOS NATURALES Y ECOLÓGICOS

Por Mar Cantero

Entrevistamos a Maripi Gadet, autora de «La nueva Biodieta», un libro que te enseña a alimentarte y nutrirte de verdad, de una forma sana con alimentos ecológicos y naturales que conservan todas sus propiedades.  

¿Por qué decidiste escribir este libro?

Lo natural está dejando de ser una moda para convertirse en algo necesario. El exceso de química parece que está comenzando a ‘pasarnos factura’ y, por consiguiente, a preocuparnos.Cada vez son más las personas preocupadas por cuidar su alimentación, aquellas que se interesan por lo que entra en sus estómagos y los de sus familias. Todos estos cambios generan interrogantes en el consumidor: ¿qué son los alimentos BIO?, ¿cómo se obtienen? y ¿cómo diferenciarlos?, y esa es concretamente la finalidad del libro Alimentación Ecológica, La nueva Biodieta publicado por la editorial Almuzara Libros.

¿Qué es lo mejor de la BioDieta?

¡La DIETA ECOLÓGICA ES LA MEJOR QUE EXISTE!, estoy plenamente convencida de que esconde el secreto de la salud. Es la dieta de la VIDA, de la energía y la más fácil que realizar, ya que es la única que no cuesta esfuerzo llevarla a cabo. No resulta restrictiva y tiene una fuerte densidad nutritiva que no nos priva de nutrientes esenciales, ni tampoco de energía. Los productos ecológicos tienen nutrientes fácilmente asimilables por nuestro organismo.

La alimentación ecológica es otro modo de alimentarse.  Un estilo de vida diferente que protege nuestra salud y respeta el medio ambiente, para que este planeta continúe siendo habitable para las generaciones venideras. Esta forma de producción nos ofrece alimentos más saludables al estar exentos de residuos químicos.

¿Qué puede mejorar la dieta ecológica ante el COVID?

El COVID nos ha dejado como mensaje que tenemos que cuidarnos y proteger nuestro mayor tesoro: la salud. La dieta BIO puede ayudarnos a desarrollar un sistema inmunológico más fuerte y, por ende, a prevenir enfermedades. La alimentación ecológica está demostrado científicamente que mejora las funciones fisiológicas. Investigaciones recientes apuntan que elegir alimentos orgánicos puede llevar a aumentar la ingesta de antioxidantes nutricionalmente deseables y reducir la exposición a metales pesados tóxicos. Además, aquellas personas que consumen alimentos orgánicos tienen menos probabilidades de padecer obesidad. Las ventajas son aún superiores en los bebés y los niños.

¿Crees que es cierta la frase que tanto se repite últimamente que dice que “somos lo que comemos”?

Por supuesto. Todo lo que comemos, bebemos e incluso respiramos, de una forma u otra, acaba en nuestro torrente sanguíneo. Hipócrates decía “que mi alimento sea mi medicina y mi medicina mi alimento”. Siguiendo este sabio consejo creo que debemos alimentarnos con productos de origen natural que posean, en la medida de lo posible, propiedades biológicas activas beneficiosas para nuestra salud.

Nuestras despensas se llenan con demasiados alimentos riquísimos, pero elaborados con saborizantes, colorantes y aromas de origen químico que fidelizan al consumidor. Cada vez son más los estudios que aseguran que los alimentos convencionales contienen demasiados químicos que pueden contribuir a la aparición de enfermedades. Mi instinto de supervivencia me dice que tanta química no puede ser saludable. La clave se esconde en la prevención. Lo mejor es no exponerse a sustancias sospechosas, aunque no estén prohibidas por normativa.

¿El ciudadano sabe dónde se encuentran estos químicos?

Creo que ni tan siquiera se plantea que todos estos químicos innecesarios están presentes en su frigorífico de forma habitual. Son aditivos que están autorizados, por lo que tampoco lo considera importante. La química hace verdaderos milagros de conservación, coloración y sabor que solo benefician a los bolsillos de los fabricantes, y a nosotros no nos aportan ningún beneficio extra. Hay que leer las etiquetas de lo que se compra. En las tiendas encontramos alimentos ultra-procesados demasiado artificiales pero muy atractivos: yogures con vitaminas de origen sintético; leches con calcio creado a partir de un sustrato; prodigiosas mermeladas de fresa sin fresas; mieles con cero por ciento de miel; crema de cacao y avellanas sin avellanas; huevos contaminados con insecticidas; carnes de vacas locas, y un largo etcétera de escándalos alimenticios que no cesan de sorprendernos. La sabiduría ancestral ha permitido vivir al ser humano desde hace miles de años sin tanta química industrial que ahora nos está destruyendo. Para que nuestra salud y vitalidad se vean potenciadas y el envejecimiento se retrase es imprescindible aportar a nuestro organismo nutrientes de calidad en su forma más bio asimilable, es decir, más natural. En el proceso de trasformación orgánica tampoco se usa radiación, transgénicos, ni nanotecnología.

Maripi Gadet Castaño

Especialista en Vida Sana y Natural 

y autora de “La nueva Biodieta”

Edit. Arcopress

 

¿Cómo se cultivan las frutas y verduras BIO?

En la producción agrícola destaca que a frutas, verduras y cereales no se les hecha fertilizantes, abonos químicos, fungicidas, herbicidas, plaguicidas, ni pesticidas de síntesis. En el cultivo convencional los plaguicidas se utilizan en varias etapas del crecimiento del vegetal, para garantizar que ninguna especie invasora arruine el cultivo. Pero estos plaguicidas dejan residuos en frutas y verduras que son muy difíciles de eliminar. Salvo, si sometemos a los vegetales a un lavado intensivo con una solución de cloro, es casi seguro que terminemos ingiriendo parte de esos agroquímicos. Esta ausencia de residuos químicos como nitratos y pesticidas, ceras, anti fúngicos, etc., reduce la acumulación de tóxicos en nuestro organismo. Se está investigando sobre la posible relación entre algunos nitratos, herbicidas, insecticidas y fungicidas, ya que se cree que pueden resultar perniciosos, relacionándoles en ocasiones con diversas afecciones, cambios en el sistema hormonal e inmune, cáncer y alergias.

Además, en la agricultura ecológica se obtienen alimentos de manera sostenible y equilibrada, optimizando al máximo los recursos naturales, sin emplear productos químicos ni organismos genéticamente modificados. Una forma de cultivo más respetuosa con el medio ambiente y, sobre todo, más sana para el hombre.

¿Están más ricos los productos ecológicos?

Las frutas y verduras ecológicas tienen más sabor y son más aromáticas, debido a que mantienen su ritmo de crecimiento natural y no sufren ningún tipo de intervención para acelerarlo. Hecho que implica una maduración lenta, lo que contribuye a alcanzar la máxima concentración mineral y de vitaminas, y el máximo valor organoléptico. Es relevante que se consuma producto de cercanía, debido a que en las grandes distancias se pierde un importante valor nutricional.

La cantidad de materia seca es mayor y como consecuencia, menor la de agua, con lo que pagamos tomate a precio de tomate, en lugar de agua a precio de tomate.

¿Cuál es la mejor forma para diferenciar un producto ecológico de uno convencional?

La calidad de los productos ecológicos está abalada por los sellos oficiales que son otorgados por los Comités de Agricultura Ecológica (CAE) de cada Comunidad Autónoma y por empresas certificadoras privadas. Estos sellos suponen una garantía de calidad durante su producción, manufactura y distribución. La agricultura ecológica esta reglada desde la UE y regula las técnicas que se autorizan para la producción vegetal, ganadera, acuícola y para la transformación de los alimentos.

En la actualidad los productos Bio se pueden adquirir directamente del productor, en tiendas especializadas, bio mercados y supermercados. Ahora, y con el confinamiento que hemos vivido por la crisis sanitaria de la Covid19, ha comenzado a hacerse habitual que los agricultores te los lleven a casa directamente del campo. En el mercado bio podemos encontrar todo tipo de productos: hamburguesas, refrescos, chocolates, embutidos y jamones, golosinas, bebidas, café, cosméticos, etc., además de todo tipo de verduras, hortalizas y frutas.

ADQUIERE EL LIBRO AQUÍ

VER BOOKTRAILER DEL LIBRO

 

 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

La muerte no existe, es solo una transición hacia otra vida

La muerte no existe, es solo una transición hacia otra vida

La muerte no existe, es solo una transición hacia otra vida.

Entrevista al Dr. Vicente Arráez, Fundación METTA.  

Por Mar Cantero

METTA, LA FUNDACIÓN QUE AYUDA A ACEPTAR LA MUERTE

¿Tienes miedo a la muerte? La muerte nos asusta a todos pues es el fin de todos nosotros, sin embargo, cuando un médico, especialista en cuidados intensivos, te dice que la muerte no existe, es para pensárselo.

En Mentes abiertas, he tenido la suerte de entrevistar al Doctor Vicente Arráez, presidente de la fundación Metta Hospice, autor del libro «La muerte y el morir», y coordinador del programa de trasplantes del Hospital Univ. de Elche, con quien hemos hablado de la muerte, del miedo que le tenemos, y de cómo esta fundación se dedica a ayudar a los pacientes terminales y a sus familiares y amigos, a hacer la transición a la otra vida.

1. ¿Cuál es el objetivo de la fundación Meta? La Fundación tiene por objeto el acompañamiento a las personas en su proceso de morir. Ofrecer apoyo a quienes cuidan de estas personas, tanto en la fase final del proceso, como tras la muerte y en el duelo. Así como promover y desarrollar programas de formación que contribuyan a mejorar los cuidados del proceso de morir, haciendo especial énfasis en el acompañamiento espiritual. A estos objetivos se añade el desarrollo de programas de investigación sobre el proceso de morir.

2. ¿Hacéis cursos para aprender a aceptar la muerte? Si, tenemos cursos dirigidos tanto a profesionales como a cualquier persona. Los cursos van desde cortos de 20 horas hasta un programa para formación de expertos en acompañamiento de 200 horas. Tanto en formato on line como presenciales.

6. También ayudáis a pacientes terminales, a los que solo les queda esperar su propia muerte. ¿Cómo ayudáis a una persona en estas terribles circunstancias? Cambiamos el concepto de ayudar por el de acompañar. Las circunstancias no son terribles, el proceso de morir puede ser el instante más importante de la vida de cada uno. En esa fase surge todo el contenido esencial del ser humano. Se manifiesta el amor en toda su dimensión y la espiritualidad inmanente al propio ser.

7. Las personas que hacen vuestros cursos y aprenden habilidades para ayudar a otros a aceptar la muerte propia o ajena, ¿han tenido alguna experiencia cercana a la muerte (ECM)? Hay personas de todas clases. No es preciso haber tenido ninguna experiencia en concreto.

8. ¿Crees que es necesario haber pasado por una ECM para perder el miedo a la muerte y creer en una vida después? No Es cierto que las personas que han pasado por una ECM suelen perder el miedo a morir y conectan con su espiritualidad frecuentemente.

9. ¿Se puede aprender a no temer a la muerte, aunque no hayas pasado por ninguna experiencia de ese tipo? Temer a la muerte es algo muy instintivo, nuestro cerebro está preparado para tratar de sobrevivir. A través de la introspección podemos transformar la energía del miedo en energía creativa.

10. ¿Crees que en la educación, en las familias y en los colegios, se debería incluir este tipo de aprendizaje, en lugar de aprender a evitar hablar de la muerte, ya que es un fin común? Sería muy importante introducir en la educación programas para hablar del morir. Normalizar este aspecto nos enseñaría a vivir mejor. 10. ¿Por qué piensas que es mejor enfrentarse a la muerte y aceptarla como algo natural, en lugar de intentar escondernos de ella inútilmente? ¿Cómo nos puede ayudar esto? Enfrentarse a la muerte no sirve para nada. Recordar que somos impermanentes nos permite vivir cada instante plenamente. No hay antes ni después solo cada momento que se desvanece mientras lo nombramos.

11. ¿Por qué piensas que es mejor enfrentarse a la muerte y aceptarla como algo natural, en lugar de intentar escondernos de ella inútilmente? ¿Cómo nos puede ayudar esto? Enfrentarse a la muerte no sirve para nada. Recordar que somos impermanentes nos permite vivir cada instante plenamente. No hay antes ni después, solo cada momento que se desvanece mientras lo nombramos.

3. ¿Qué aspectos son los más importantes de aprender en vuestros cursos para personas que quieran ayudar en los duelos? ¿Qué se necesita en un duelo realmente? Todo es importante y requiere un trabajo personal para desarrollar las herramientas adecuadas para el acompañamiento: Se trabaja sobre la aceptación, la empatía, la presencia y la compasión. Para atender a los duelos se requiere una formación especializada. Es preciso detectar si el duelo es complicado y para atenderlo tenemos equipos de psicólogas preparadas para ello.

4. ¿Habéis conseguido que las personas pierdan su miedo a la muerte? No pretendemos que las personas pierdan el miedo a la muerte. El miedo es algo consustancial a la vida y está ahí para recordarnos nuestra vulnerabilidad. Se trata de aprender a convivir con el miedo sin que este nos paralice.

5. En la fundación creéis que la muerte como tal no existe, sino que hay más vida después de esta. ¿Puedes explicar un poco el concepto de muerte que entendéis vosotros? La muerte es un proceso continuo, no es el final de nada. Cuando hablamos de vidas después de la muerte proyectamos una visión antropocéntrica que no tiene sentido cuando abandonamos este mundo de la materia. Morir es solo abandonar una biografía, disolver lo material y biológico. Somos energía, que de forma transitoria tomamos forma material. La energía se sigue transformando más allá del cuerpo biológico.

12. ¿Crees que en el futuro esto cambiará, que la gente dejará de temer a la muerte y la tendrá mucho más presente en sus vidas? Me ocupa el presente, no le doy mucho sentido a hablar del futuro. Todo lo que podemos hacer está en el ahora. Siendo creativos ahora seguro que lo que vamos construyendo será más armónico y nos hará más felices

13. ¿Piensas que algún día llegaremos a saber qué nos ocurre cuando morimos, gracias a las ECM, o algún otro tipo de prueba? Cuando hablamos de saber en esta dimensión, perdemos de vista lo inalcanzable del infinito. No podemos conocer el todo desde una mente limitada, solo lo intuimos. No podemos conocer todo el misterio que hay en la muerte, sí sabemos por las investigaciones científicas que la conciencia no está localizada en el cerebro, que existe otra dimensión sin límites con la que podemos tener contacto en algunas situaciones como las ECM.

 

14. ¿Por qué piensas que ahora hay más casos de ECM que antes? ¿O es solo que antes no se decía? Parece que las cosas existen cuando las nombramos. Ahora se estudian y antes era solo una experiencia personal difícil de traducir al lenguaje normal.

15. ¿Piensas que las ECM son reales, o pueden ser una alucinación debido al proceso en el cerebro que ocurre al morir? Existen ECM y existen alucinaciones. Son aspectos diferentes de un proceso.

16. ¿Qué es para ti la muerte? No existe. En todo caso es un proceso continuo, todo lo que va ocurriendo muere y con lo que se muere construimos lo que viene que es la vida. Lo que llamamos muerte es un proceso de transformación.

17. Y por último, ¿tienes miedo a la muerte? ¿Por qué o por qué no? De momento tengo curiosidad. El miedo es cosa de la vida.

 

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores. 

Vicente Arráez es presidente de la fundación Metta Hospice y médico especialista de cuidados intensivos. Coordinador del programa de trasplantes del Hosp. Univ. De Elche durante 15 años. Experto en metodología de investigación. Miembro del grupo redactor de la ley sobre derechos y garantías de las personas al final de la vida de la Comunidad Valenciana. Profesor del equipo de humanización de los cuidados intensivos Profesor en máster de la U. Barcelona Coordinador y Profesor de múltiples programas de formación sobre el proceso de morir en España y Latino América.

Más información en 

Fundación Metta Hospice 

 

 

 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS