Manual contra la tristeza, Yolanda Mármol

Manual contra la tristeza, Yolanda Mármol

MANUAL CONTRA LA TRISTEZA

Por Yolanda Mármol

¿Quién no se ha sentido triste alguna vez 

e incluso culpable de ello?

 

 Se tiende a confundir la tristeza con la depresión, ¡gran error!; la tristeza es una emoción básica como puede ser la alegría, ¿causa malestar? por supuesto que sí, pero es algo pasajero y la depresión es una enfermedad y como tal debe ser tratada para superarla.

¿Sabías que esta emoción tan incómoda y molesta como es la tristeza, si sabemos aceptarla y trascenderla nos ayuda a crecer y mejorar como personas?

En palabras de Carl Jung, “la palabra feliz, perdería su significado si no estuviera balanceada por la tristeza” ¡Cuánta verdad!

¿Acaso existiría el día, si la noche no hiciera acto de presencia y diera paso a un nuevo amanecer?

Según la filosofía china del ying y el yang, nos explica que son 2 energías opuestas pero que se necesitan una a otra, y, además, se complementan y son interdependientes.

Vivimos en una sociedad que, a pesar de haberse producido numerosos avances en muchos aspectos, aun andamos escasos en avances en lo que a lo emocional respecta. ¡Las emociones tendría que ser una asignatura pendiente en nuestras escuelas!

¿Quién es el valiente que admite estar triste ante la avalancha de “felicidad” muchas veces fingida que nos quieren hacer creer los medios, así como las redes sociales?

Querido lector, grábate a fuego que, aceptar la tristeza, es aceptar tu cuerpo y sus cambios, entender tu alma, y aprender a quererte cada día un poquito más.

Ahora bien, ¿significa esto que te he dicho anteriormente que, deberíamos recrearnos en la tristeza? Rotundamente, no.

La tristeza hace acto de presencia para que la sintamos y veamos que nos quiere decir, para que la aceptemos para poder trascenderla y, para ello, te voy a ofrecer:

3 FORMAS DE ACTUAR ANTE LA TRISTEZA:

1. Presta atención a tu tristeza

¿Qué quiero decir con que prestes atención a tu tristeza? Que no te centres en aspectos externos o diversiones pasajeras como forma de evadir la tristeza. Distraerte sí, pero evadirte es darle la espalda a la tristeza, y así no funciona.

Siente el pesar de tu cuerpo, siente tus lágrimas que tal vez recorren tus mejillas. En definitiva, se trataría de aplicar “el ahora”, “el momento presente” lo que, se denomina hoy en día, Mindfulness.

2. Rescata tus momentos agradables

Cuando estamos inmersos en las mayores de nuestras penas y tristezas, no vemos o nos cuenta horrores ver, las cosas bonitas y agradables que se han ido dando en nuestras vidas.

Te invito a que cojas papel y boli y, te obligues a anotar aquellos recuerdos agradables –por pequeños e insignificantes que te parezcan- que te han ido sucediendo y que ahora no eres del todo consciente. ¿Tal vez aquella sonrisa de aquel bebé?, ¿tal vez un bonito anochecer?

 

 

 

3. Distrae tu mente

No lo olvides, distraerte, no evadirte. ¿Qué te relaja y te hace sentir bien? A mí, por ejemplo, me ayuda el yoga y pintar mándalas para conectar conmigo mismo y con el momento presente.

¡Encuentra tu actividad para distraer tu mente en estos momentos! Suelta cosas, situaciones y personas…

Muchas veces, la tristeza nos avisa de que algo no va bien en nosotros o nuestras vidas y esto incluye, cosas, situaciones y personas que notamos y sentimos que ya no nos nutren como personas y que no te aceptan con tus emociones más alegres y con tus emociones menos alegres, como la tristeza en este caso, en definitiva, no te aceptan en la totalidad de tu ser.

Escribe. Nunca me canso de decir, la inmensa terapia y gratis, que es la escritura.

Con la escritura podemos dejar plasmadas nuestras emociones y sentimientos y nadie nos va a juzgar por ello. Cuando escribimos liberamos el inconsciente de la carga que muchas veces llevamos a cuestas y que nos hacen sentir presos durante demasiado tiempo por no liberar las emociones en su momento. Así que, te anima a escribir todo lo que sientas, luego ya decides tú, si te lo quedas, lo guardas, lo compartes… ¡tú eliges!

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores. 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

La esperanza es magia en tu vida, Yolanda Mármol

La esperanza es magia en tu vida, Yolanda Mármol

La esperanza es

magia en tu vida

Por Yolanda Mármol

¡Qué palabra más bonita la Esperanza!

Aquello que alguno de nosotros hemos perdido alguna vez

o podemos perderla. 

 

 

En mi caso, te confieso que a lo largo de mi vida la he perdido en un par de ocasiones, por lo que, todo lo que escribo aquí no son palabras huecas o vacías.

No hace mucho, leí un comentario que alegaba que la esperanza las tenían las personas que no aceptaban la cruda realidad, o algo así venía a decir. ¡Qué barbaridad! ¿No te parece? ¿Acaso es incompatible aceptar la realidad y mantener viva la esperanza? ¡Por supuesto que no!

Solemos perder la esperanza en situaciones de máximo dolor físico o emocional, cuando vemos que pasa el tiempo y éste no remite. Entonces pensamos que esa situación va a ser para el resto de nuestra vida así. No vislumbramos luz alguna al final del túnel. O dicho de otro modo, son aquellos momentos en que nos rendimos o tiramos la toalla.

 

 

Buscar el amor en todas las situaciones: cuando estamos pasando una mala época, tendemos a “maldecir” la situación que estamos viviendo, echar la culpa a la vida, a los demás, en definitiva, verlo todo oscuro.

El otro día leí una frase súper alentadora y qué encaja a la perfección con este post. Dice así: “El momento en que más deseas abandonar es el instante en que debes encontrar la fuerza en tu interior para seguir adelante.»

Hay diversas situaciones en la vida, momentos, o incluso en hechos triviales que así lo demuestran. Por ejemplo, cuando estamos pasando una noche horrible en la cual no podemos dormir debido a una preocupación o problema, no gira las agujas del reloj y parece que la noche no vaya a tener fin, pero todos los días amanece.

Los momentos previos al nacimiento de un bebé, la madre puede experimentar los mayores dolores que parece interminables y que nunca vayan a tener fin, y después sucede una experiencia que será inolvidable para dicha madre.

O aquel hecho tan trivial como cuando estamos limpiando una olla, cuando la suciedad parece estar en su cúspide es los momentos previos a cuando quedará reluciente.

Te he puesto estos tres ejemplos porque a mí en su momento me los dijeron y aunque nos parecen obvios, no lo son tanto en momentos de flaqueza y faltos de esperanza.

Pero para evitar llegar a caer en dichos momentos de flaqueza, hay ciertas actitudes que pueden ayudar a impedir que perdamos la esperanza.

Se dice que incluso las situaciones más duras que puedan ocurrir en nuestra vida, ocurren por un bien mayor, aunque en ese momento tan gris no lo podamos ver, algo lógico y normal. Pero es cierto, que muchas cosas que nos suceden, cuando pasa el tiempo y lo vemos desde otra perspectiva, podemos darnos cuenta que ese mal que nos pasó traería a nuestras vidas una mejor situación de vida.

Tenemos que recordar que los problemas nos hace personas más fuertes: cuando pasamos un época difícil, nos damos cuenta que, nos hemos convertido en personas más resilientes y con mucha más sabiduría.

En definitiva, creo que toda crisis o situación problemática tiene su por qué. El Universo es muy sabio y a veces, nos trae situaciones que nos va a convertir en una mejor persona.

Pasado un tiempo y cuando echemos la vista atrás nos habremos dado cuenta que aquellas situaciones dolorosas nos han ayudado a sacer lo mejor de nosotros mismos y a conseguir situaciones de vida más favorables en un futuro.

Así que, tenemos que recordar siempre ante situaciones problemáticas y cuando creamos que ya no podemos más y creamos que lo nuestro no vaya a tener fin, que estamos cambiando y evolucionando, aunque en ese momento nos sintamos estancados y sin esperanza alguna. Es justo el momento, en que la luz volverá a brillar e iluminar nuestra vida.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores. 

 

 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

 

3 RUIDOS QUE NOS ALEJAN DE NUESTRA ESENCIA, Yolanda Mármol

3 RUIDOS QUE NOS ALEJAN DE NUESTRA ESENCIA, Yolanda Mármol

3 RUIDOS QUE NOS ALEJAN DE NUESTRA ESENCIA

Por Yolanda Mármol

Vivimos rodeados de múltiples estímulos, muchos de ellos innecesarios,

que nos llenan de distracciones y nos alejan de nuestros objetivos. 

Así mismo, estamos sobre cargados de información que recibimos por todas partes y no nos da tiempo a procesarla ni digerirla de forma adecuada. Todos esos estímulos que nos distraen y a toda esta carga de información les he llamado “ruidos”, que en realidad son cosas que nos alejan de nuestra esencia. ¡Vamos a ver dichos “ruidos”!

  1. La televisión: nunca me he sentido atraída por la televisión, y no te voy a negar, que más de una vez me he sentido un poco “el bicho raro”, pero a día de hoy, doy gracias y doy la bienvenida a ese “bicho raro”. En realidad, la televisión (conocida coloquialmente y por muchos como “la caja tonta”) nos quitan muchas horas de nuestra vida de una forma pasiva e insustancial. ¿Cuántas veces has escuchado a personas decir a alguien que quiere escribir un libro, terminar un trabajo, estudiar y así un largo etcétera, poniéndose excusas sin sentido sobre que no tiene tiempo, y luego se tira 2 y 3 horas diarias frente al televisor? Incoherente, ¿verdad? Y, ya dejamos al margen la gran manipulación que en ella se da y a la de mentiras que estamos expuestos, y que a pesar de saberlo, nos dejamos “hechizar” por el brillo, luces e imágenes en movimiento de la pantalla. Supongo que si me estás leyendo es porque quieres prosperar y conseguir tus objetivos, por lo que la televisión es un pasatiempo “sin mucho oficio ni beneficio”.

Si necesitas encontrar más razones de peso para dejar/reducir de ver televisión, te aconsejo el libro de denuncia, de Jerry Mander: Cuatro buenas razones para eliminar la televisión y el vídeo de youtube: Razones para eliminar la TV.

 

  1. Internet y Redes Sociales: reconozco que soy la primera que hago uso de internet y de las redes sociales ya que, debido a mi proyecto, tengo que hacer uso de las redes sociales, pero intento ponerme un máximo de horas y no excederme de ahí.

Una de las preguntas que me hicieron en una entrevista fue si en la era que vivimos de las redes sociales se podía ser espiritual (o algo así venía a decir la pregunta), a lo que yo respondí que era muy difícil, y en realidad lo es, pero no por ello, imposible. Si hacemos un mal uso y abuso de las redes sociales indudablemente será un “ruido que nos aleja de nuestra esencia”. Tenemos que ser inteligentes si queremos llegar a nuestra esencia y conseguir nuestros objetivos; tenemos que hacer un buen uso de las redes sociales, es decir, leer cosas que nos nutran y nos hagan crecer, seguir cuentas de personas que admiremos y que han conseguido sus objetivos, en definitiva, hacer un buen uso, y por supuesto, poner un tiempo limitado para ello, de lo contrario, nos saturaremos y nos alejará de nuestro centro y, por supuesto de nuestra esencia. En cambio si leemos cosas que nos nutran, y seguimos cuentas de personas que nos inspiren, sí nos pueden ayudar a conectar con nuestra esencia, y por ende, sí ser espirituales.

 

Te invito, a que introduzcas el minimalismo, tan oído hoy edía, pero que tan efectivo es para nuestro estado emocional y nuestro espíritu. Tira aquellas cosas que no hayas usado en un año, porque sabes que no lo vas a volver a usar. Puedes donarlo o regalarlo y seguro que alguien se beneficia de ello mucho más que tú.

 

3. Acumular cosas: ¿no te ha pasado ir a buscar una cosa y encontrar desorden y agobiarte y estresarte? y es que, el desorden está comprobado que genera malestar y estrés. ¿Cuántas cosas acumulamos año tras año, y las dejamos arrinconadas pensando que tal vez un día las vamos a utilizar? ¡Gran error! Sabemos de sobra, al menos de forma inconsciente, que no las vamos a usar, pero tendemos a apegarnos demasiado a las cosas (al igual que a las personas) y, todo ello a priori, nos genera nerviosismo, malestar y estrés, y como habrás adivinado, nos aleja de nuestra esencia.

Espero que se cumplan todos los objetivos que te has marcado para este año, y que este post te haya sido de ayuda para llegar a dichos objetivos, porque para dejar que algo nuevo entre, tenemos que soltar viejos hábitos.

Y es que, ya lo decía Sócrates que…

“El secreto de la felicidad está en desarrollar la capacidad de disfrutar con menos”.

 

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores. 

 

 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

 

El poder sanador de los abrazos, Yolanda Mármol

El poder sanador de los abrazos, Yolanda Mármol

El poder sanador

de los abrazos

Por Yolanda Mármol

A veces no hacen falta las palabras ni grandes regalos para hacer feliz a una persona, para que se sienta reconfortada y con la sensación que tienen a alguien que los protege, los ama y que le importa a dicha persona.

El abrazo es protector y nos liberar de miedos, penas…Si te fijas en la postura del niño podrás observar que por puro instinto se recogen, se protegen, y por supuesto, lo mas importante de todo, los abrazos de sus progenitores les hace crecer en mejores condiciones ya que, les mejora a nivel físico y cognitivo.

Te estarás preguntando, que como hacerlo en estos tiempos en que los abrazos se han subestimado y se les ha restado importancia, he incluso se nos ha casi prohibido abrazarnos para que no nos contagiemos de Covid. Pero yo me pregunto y reflexiono, sobre este tema, sobre los abrazos que tan sanadores son. El Covid existe si, nadie lo pone en duda, pero también es cierto que privarnos de un abrazo, es privarnos del gran alimento para nuestra salud psíquica y física.

Los abrazos reconfortan, es una caricia para el alma, pero va mucho más allá: los abrazos mejoran nuestro sistema inmunológico, es decir, nos protege de muy diversas enfermedades, ya que, muchas enfermedades tienen que ver con un sistema inmunológico débil.

Comparte este artículo con el hashtag: #regalaabrazos

No debemos olvidar, que el abrazo sana, une y reconforta tanto a quien los recibe, pero también a quien los entrega. ¡La mejora es mutua!

Aparte de proteger, aumentar nuestro sistema inmunológico, me gustaría citar algunos beneficios de los abrazos ¡Vamos allá! Nos da la sensación de estar protegidos. Nos aporta la sensación de que importamos a muchas personas.

Un abrazo a tiempo nos aporta esa energía que cuando estamos privado de afectos, nos roba la energía y por ende, podemos enfermar. Nos aportan tranquilidad y sensación de confort. Elevan nuestra autoestima ya que, como decía antes, nos hace sentir que importamos a las personas, y eso… ¡Mejora nuestra autoestima!

Pequeños gestos como un abrazo, genera unión en las personas, nos ayuda a amarnos y a amar. Muchas veces estos gestos no se dan por vergüenza, por miedo a que nos vean débiles y un largo etcétera…

 

Pero justamente el abrazo otorga fuerza, esa fuerza que no se ve pero se siente. Privarnos de dar y recibir abrazos, puede dar lugar, a enfermar con mayor facilidad, por lo que, no debemos privarnos de ellos.

Por ello, si te animas, o quieres ser parte del movimiento del abrazo, te invito que compartas en las redes sociales este mensaje de los abrazos, mediante una foto o alguna frase.

Y no olvides hacerte una foto con un abrazo (también vale el abrazo a uno mismo/a), o alguna frase relacionada con los abrazos o afectos.

 

«Dice la tradición que cada vez que abrazamos de verdad a alguien, ganamos un día de vida», Paulo Coelho.

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

Escribe un diario personal, Yolanda Mármol

Escribe un diario personal, Yolanda Mármol

Escribe un diario personal

Conócete y mejora cada día con la escritura

Por Yolanda Mármol

  Siempre recuerdo con mucho cariño el primer diario que me regalaron el día de mi Primera Comunión. Allí iba anotando mis momentos más entrañables, mis historias, y todas aquellas vivencias que a mí me emocionaban. Con el tiempo me fue interesando las formas y maneras de cómo conocerse a uno mismo y encontré en la escritura, concretamente en este caso, en los diarios personales, un modo de terapia y encuentro con uno mismo para conocerse mejor y además aporta grandes beneficios. Más adelante, empecé a dejar de escribir historias y vivencias (aunque no del todo), y lo fui enfocando más en la forma de un diario personal introspectivo y de superación personal. Y sobre este tipo de diario es sobre el que te quiero hablar ya que, a mí me ha aportado grandes beneficios y quiero transmitírtelos para que tú también los puedas disfrutar.

 6 BENEFICIOS QUE ME HA APORTADO LLEVAR UN DIARIO PERSONAL

 

Seguramente habrá muchos más beneficios, pero te voy a citar aquellos que he podido observar en mí tras escribir en el diario, y que en el siguiente apartado te enumeraré lo que yo voy anotando por si te da algunas ideas o te ayuda.

Aumenta la autoestima: llevar un diario eleva nuestra autoestima porque nos centramos en todas aquellas cosas que hemos hecho bien o de las cuales nos sentimos orgullosos, así como de aquellas actividades que nos han hecho sentirnos a gusto con nosotros mismos. Nos ayuda a tomar consciencia de nuestros logros, virtudes, etc.

Eleva nuestra creatividad: el poner por escrito nuestros pensamientos, ideas, preocupaciones, nos libera de mucho espacio en nuestra psique que ya no nos hace falta y, hace que nuevas ideas fluyan por nuestra cabeza.

Libera emociones: al prestar atención a cómo nos sentimos y qué es lo que sentimos hace que podamos gestionar mejor nuestras emociones, ayuda a conocernos mucho mejor y a liberarnos de los bloqueos emocionales.

Disminuye el estrés: escribir es una actividad relajante en sí misma, nos conecta con nuestro inconsciente y nos libera de todas aquellas cargas innecesarias que muchas veces no nos dejan avanzar. Sobre todo si escribes en un diario físico y a mano, hace que todo en su conjunto se convierta en una actividad altamente placentera y con efectos calmantes.

Aumenta la motivación: cuando escribimos nos hacemos más conscientes de nosotros mismos, de nuestros logros y avances que muchas veces nos pasan desapercibidos en nuestro día a día y que, teniéndolos anotados nos hace tenerlos presentes. El ir anotando retos y cosas para tu día a día hace que el optimismo y la motivación crezcan.

Disminuye las preocupaciones: esté va estrechamente relacionado con disminuye el estrés, ya que en el diario personal plasmaremos todo aquello que nos preocupa y lo que podemos hacer al respecto; esta actividad hará que prestemos atención solamente en ese momento puntual del día que escribimos en el diario, para que el resto del día no estemos rumiando con pensamientos dañinos e innecesarios.

 

PONTE MANOS A LA OBRA 

Seguramente al ir a ponerte manos a la obra para comenzar con tu diario personal, te surjan muchas dudas como a mí me pasó. “¿Cuánto tiempo le dedico?”, “¿Es mejor escribir en papel o en digital?”, ¿Qué escribo en el diario?” y así, un largo etcétera.

Lo primero de todo es decidir si vas a escribir de puño y letra o en digital. Esta decisión es muy personal. Los dos son efectivos porque es tu psique la que trabaja, pero al escribir a mano parece que se toma más consciencia, además del placer que ya presenta el mero hecho de escribir a mano.

Puedes dedicarle el tiempo que desees, pero que el tiempo no sea una excusa, ya que, con 5 minutos es suficiente. A mí me gustaba escribir más por la noche, pero me di cuenta que muchas veces la pereza me invadía y pasaban muchos días sin escribir nada. Te aconsejo que te levantes un poco antes y dediques entre 5 y 20 minutos a escribir en tu diario personal. Además, esta rutina te dará una motivación extra para empezar el día.

Y ahora viene lo que a mí personalmente más quebraderos de cabeza me dio; se trata de lo que podemos escribir en un diario personal. Puedes escribir lo que se te ocurra, desde cómo te sientes, como aquella canción que te hace sentir una emoción mágica. A continuación, te muestro sobre lo que escribo:

 

 4 Cosas sobre las que puedes escribir en tu diario personal

¿Qué es lo que me preocupa y qué puedo hacer para solucionarlo?

3 Cosas que puedo hacer para tener un día 10

Afirmación positiva sobre el área a mejorar

Aquello que hoy hice bien y por lo que me siento orgullos@. Igualmente aquella actividad que me ha hecho sentir mejor conmigo mism@

(Opcional) ¿Qué agradeces el día de hoy?: digo opcional porque en mi caso por ejemplo, los agradecimientos me gusta anotarlos en un diario que tengo de agradecimientos, o bien lo puedes anotar aquí.

Y hasta aquí el post de hoy. Seguramente ya llevas un diario personal y ya disfrutas de sus beneficios, igual te venció la pereza y lo dejaste algo aparcado (si es así, espero que este post te motive a emprender tu diario de nuevo). O tal vez, nunca se te pasó por la cabeza escribir un diario personal. Sea como sea, espero que hayas disfrutado con este post y no dudes en contarme cosas en comentarios.

 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

¿Sabes lo que es una crisis de ansiedad? Yolanda Mármol

¿Sabes lo que es una crisis de ansiedad? Yolanda Mármol

¿Sabes lo que es una crisis de ansiedad?

PUEDE QUE LA HAYAS SUFRIDO Y NO LO SEPAS

Por Yolanda Mármol

Cuando la ansiedad, el pánico y las crisis de ansiedad nos atrapan, sentimos una rueda de emociones que gira y gira alocadamente hasta el punto de llegar a pensar que nos estamos volviendo locos. Si sufres o has sufrido alguna vez una crisis de ansiedad, me estarás entendiendo perfectamente.

En mi caso, la primera crisis de ansiedad hizo su presencia en cuestión de segundos (o así lo creía), pero por mucho que a priori -desde el miedo o desconocimiento- lleguemos a pensar que no hay nada aparente para que nos esté pasando eso, creo firmemente que sí lo hay, y mucho. Son como gotas de agua que han ido cayendo y cayendo hasta que el vaso se ha desbordado. Y, ¿qué sucede cuando se desborda?

SÍNTOMAS FÍSICOS EN UNA CRISIS DE ANSIEDAD

Los clásicos síntomas físicos que se sufren en una crisis de ansiedad pueden ser tantos y diversos como personas la sufren, pero todos ellos tienen algo en común, y es el sentimiento de miedo a morir en ese mismo instante, de estar sufriendo un infarto o, como decía al principio estar volviéndonos locos.

Dicho esto, diré los síntomas más característicos que pueden darse en una crisis de ansiedad:

Taquicardias: el corazón late de una forma más rápida de lo normal y habitual.
Sensación de falta de aire: es una sensación ya que, estamos hiperventilando y recibiendo todo el oxígeno, y más.
Sudores, etc.

Todos estos síntomas y muchos otros nos hacen llegar al pánico y al terror en cuestión de segundos porque como ves son síntomas que tenemos en órganos vitales como puede ser el corazón; pero repito, son todas sensaciones, muy horribles sí, pero no son mortales ni muchísimo menos, al contrario, es porque nuestro cuerpo está preparado para la supervivencia.

No existe una respuesta única e igual para todos, ya que cada persona es diferente y tiene su propia historia de vida y sus respectivas creencias, pero a lo que sí he llegado a la conclusión, tras muchos años investigando, leyendo y hablando con personas que han sufrido crisis de ansiedad, es que a lo mejor en el momento que nos da la primera crisis, nuestra vida puede ir (o no) estupendamente y podemos estar dándole vueltas sin sentido a la pregunta ¿por qué me pasa ahora esto a mí?

Me explico… Nuestro cuerpo tiene un sistema muy inteligente para la supervivencia. Seguramente, antes de sufrir la primera crisis de ansiedad, nuestro cuerpo ha estado recibiendo mil y una señales para que le hiciéramos caso, pero estábamos tan ocupados que no lo escuchábamos, o no nos interesaba escucharlo en ese momento, ¿te suena algo de lo que te digo?

Lo primero y más importante para poder vencer las crisis de ansiedad, es algo tan básico y que parece muy lógico pero que la mayoría de personas no hacemos bien: 

RESPIRAR

Sufrimos ansiedad por muy diversas causas, pero un sentimiento común a ella es el miedo, consciente o inconsciente que sufrimos. Si sentimos miedo es porque nuestro inconsciente sabe que no estamos viviendo de forma sana, alineada ni coherente. 

 

¿Alguna vez te has notado agotado/a y aun así has tirado para adelante pensando: “ya descansaré, ya se me pasará” o algo similar?

¿Alguna vez has sufrido dolores de cabeza, que ni el más milagroso analgésico, ha conseguido aliviarte?

¿Alguna vez has tenido temporadas de muy mal humor, sin saber exactamente por qué, y has pensando que todos tenían la culpa de ello?

¡Stop! Tal vez si has respondido que Sí, es porque ya has pasado por esto o estás pasando.

¡Presta atención a tu cuerpo ¡es tu mejor consejero y confidente!

Lo que quiero que entiendas con esto que te digo, es que nuestro cuerpo nos envía señales de alerta para decirnos que algo estamos haciendo mal con nuestras vidas, sea en el ámbito que sea. ¡Pasa inventario a tu vida!

Me explico: Si queremos estar sanos, es decir, pensamos en estar sanos, pero luego fumamos, no andamos, etc., aquí hay una incoherencia ¿lo ves? Entonces es muy importante, vivir en coherencia, pensar, sentir y hacer lo mismo.

Cuando estamos ansiosos, hiperventilamos, es decir, respiramos más rápido de lo normal, y con respiraciones más cortas, y por lo tanto inhalamos muchísimo oxígeno y exhalamos muy poco dióxido de carbono.

¿QUÉ HACER ANTE UNA CRISIS DE ANSIEDAD?

Ante una crisis de ansiedad, o si sabes que eres propenso a ellas, es muy importante respirar dentro de una bolsa de plástico para equilibrar los niveles de O2 y CO2.

Pedir ayuda: no es de débiles ni cobardes (al contrario) pedir ayuda. Todos tenemos momentos delicados en los cuáles no podemos hacer frente nosotros solos. Pedir ayuda abarca tanto en momentos puntuales de crisis de ansiedad, como pedir ayuda a familiares y amigos, y si lo crees conveniente ayuda profesional. Solo tú, sabes cuando la necesitas. Recuerda lo que dije anteriormente sobre las señales. ¡No te resistas!

¿QUÉ HAGO PARA QUE NO SE REPITA UNA CRISIS DE ANSIEDAD?

Una vez la crisis remite, si no se le pone freno mediante otra forma de vida, otra forma de pensar y vivir, es muy probable que las crisis se repitan.

Es muy importante aprender a relajar nuestro cuerpo y nuestra mente: en mi caso me va muy bien el yoga, pero tienes que ver qué actividad te ayuda a ti personalmente a calmar tu cuerpo y tu mente. ¡Cada persona es un mundo!

Meditar: la meditación nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos, calmar nuestra mente y a estar en el momento presente ¡Elige la meditación que más te guste!

Actividades creativas: bien sea pintar, escribir, el arte, la música. En mi caso me ayuda muchísimo escribir como ya sabes y pintar mándalas.

 

Aprender a pensar en positivo: El pensamiento tiene una influencia poderosa en nuestra psique y organismo, tanto para bien como para mal.

No querer estar a la altura de nadie: tienes que estar a tu propia altura; solo tienes que saber qué es lo que a ti te va bien y lo que no; muchas veces sabemos que tenemos que decir NO a alguien o algo y decimos SÍ por compromiso. Atiende primero tus prioridades y no te compares con nadie.

PREGUNTAS PODEROSAS PARA SUPERAR A MEDIO Y LARGO PLAZO LAS CRISIS DE ANSIEDAD

Las preguntas que me han ayudado a ser quien soy ahora mismo son sacadas de mentores que me ayudaron, de libros diversos, y de diversos descubrimientos: 

¿Quién soy?  

¿Qué siento y por qué lo siento?  

¿Qué intenta comunicarme mi cuerpo?  

¿Qué quiero y qué me hace feliz?  

¿Cuál es el camino que tengo que recorrer para conseguir la vida que quiero?