Escribe un diario personal, Yolanda Mármol

Escribe un diario personal, Yolanda Mármol

Escribe un diario personal

Conócete y mejora cada día con la escritura

Por Yolanda Mármol

  Siempre recuerdo con mucho cariño el primer diario que me regalaron el día de mi Primera Comunión. Allí iba anotando mis momentos más entrañables, mis historias, y todas aquellas vivencias que a mí me emocionaban. Con el tiempo me fue interesando las formas y maneras de cómo conocerse a uno mismo y encontré en la escritura, concretamente en este caso, en los diarios personales, un modo de terapia y encuentro con uno mismo para conocerse mejor y además aporta grandes beneficios. Más adelante, empecé a dejar de escribir historias y vivencias (aunque no del todo), y lo fui enfocando más en la forma de un diario personal introspectivo y de superación personal. Y sobre este tipo de diario es sobre el que te quiero hablar ya que, a mí me ha aportado grandes beneficios y quiero transmitírtelos para que tú también los puedas disfrutar.

 6 BENEFICIOS QUE ME HA APORTADO LLEVAR UN DIARIO PERSONAL

 

Seguramente habrá muchos más beneficios, pero te voy a citar aquellos que he podido observar en mí tras escribir en el diario, y que en el siguiente apartado te enumeraré lo que yo voy anotando por si te da algunas ideas o te ayuda.

Aumenta la autoestima: llevar un diario eleva nuestra autoestima porque nos centramos en todas aquellas cosas que hemos hecho bien o de las cuales nos sentimos orgullosos, así como de aquellas actividades que nos han hecho sentirnos a gusto con nosotros mismos. Nos ayuda a tomar consciencia de nuestros logros, virtudes, etc.

Eleva nuestra creatividad: el poner por escrito nuestros pensamientos, ideas, preocupaciones, nos libera de mucho espacio en nuestra psique que ya no nos hace falta y, hace que nuevas ideas fluyan por nuestra cabeza.

Libera emociones: al prestar atención a cómo nos sentimos y qué es lo que sentimos hace que podamos gestionar mejor nuestras emociones, ayuda a conocernos mucho mejor y a liberarnos de los bloqueos emocionales.

Disminuye el estrés: escribir es una actividad relajante en sí misma, nos conecta con nuestro inconsciente y nos libera de todas aquellas cargas innecesarias que muchas veces no nos dejan avanzar. Sobre todo si escribes en un diario físico y a mano, hace que todo en su conjunto se convierta en una actividad altamente placentera y con efectos calmantes.

Aumenta la motivación: cuando escribimos nos hacemos más conscientes de nosotros mismos, de nuestros logros y avances que muchas veces nos pasan desapercibidos en nuestro día a día y que, teniéndolos anotados nos hace tenerlos presentes. El ir anotando retos y cosas para tu día a día hace que el optimismo y la motivación crezcan.

Disminuye las preocupaciones: esté va estrechamente relacionado con disminuye el estrés, ya que en el diario personal plasmaremos todo aquello que nos preocupa y lo que podemos hacer al respecto; esta actividad hará que prestemos atención solamente en ese momento puntual del día que escribimos en el diario, para que el resto del día no estemos rumiando con pensamientos dañinos e innecesarios.

 

PONTE MANOS A LA OBRA 

Seguramente al ir a ponerte manos a la obra para comenzar con tu diario personal, te surjan muchas dudas como a mí me pasó. “¿Cuánto tiempo le dedico?”, “¿Es mejor escribir en papel o en digital?”, ¿Qué escribo en el diario?” y así, un largo etcétera.

Lo primero de todo es decidir si vas a escribir de puño y letra o en digital. Esta decisión es muy personal. Los dos son efectivos porque es tu psique la que trabaja, pero al escribir a mano parece que se toma más consciencia, además del placer que ya presenta el mero hecho de escribir a mano.

Puedes dedicarle el tiempo que desees, pero que el tiempo no sea una excusa, ya que, con 5 minutos es suficiente. A mí me gustaba escribir más por la noche, pero me di cuenta que muchas veces la pereza me invadía y pasaban muchos días sin escribir nada. Te aconsejo que te levantes un poco antes y dediques entre 5 y 20 minutos a escribir en tu diario personal. Además, esta rutina te dará una motivación extra para empezar el día.

Y ahora viene lo que a mí personalmente más quebraderos de cabeza me dio; se trata de lo que podemos escribir en un diario personal. Puedes escribir lo que se te ocurra, desde cómo te sientes, como aquella canción que te hace sentir una emoción mágica. A continuación, te muestro sobre lo que escribo:

 

 4 Cosas sobre las que puedes escribir en tu diario personal

¿Qué es lo que me preocupa y qué puedo hacer para solucionarlo?

3 Cosas que puedo hacer para tener un día 10

Afirmación positiva sobre el área a mejorar

Aquello que hoy hice bien y por lo que me siento orgullos@. Igualmente aquella actividad que me ha hecho sentir mejor conmigo mism@

(Opcional) ¿Qué agradeces el día de hoy?: digo opcional porque en mi caso por ejemplo, los agradecimientos me gusta anotarlos en un diario que tengo de agradecimientos, o bien lo puedes anotar aquí.

Y hasta aquí el post de hoy. Seguramente ya llevas un diario personal y ya disfrutas de sus beneficios, igual te venció la pereza y lo dejaste algo aparcado (si es así, espero que este post te motive a emprender tu diario de nuevo). O tal vez, nunca se te pasó por la cabeza escribir un diario personal. Sea como sea, espero que hayas disfrutado con este post y no dudes en contarme cosas en comentarios.

 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

Mirar para otro lado, Cristina Martínez

Mirar para otro lado, Cristina Martínez

LAS MUJERES DE AFGANISTÁN,

MIRAR PARA OTRO LADO

 

Por Cristina Martínez 

En la actualidad, es evidente que las diferencias biológicas no tienen nada que ver con las diferencias intelectuales. No obstante, en medio mundo se niega esa evidencia y se considera a las mujeres seres inferiores. Hablo de la mayoría de los países musulmanes y en concreto de Afganistán.

Parece que hablamos de marcianos y, sin embargo, los tenemos muy cerca.  Lamentamos esa situación, pero no hacemos nada al respecto…  ¿Y qué podemos hacer?, me preguntan. Debemos movilizarnos con todos los medios a nuestro alcance, les respondo, para denunciar esa aberración, y evitar que se normalice ese país a nivel político y económico.

Aunque en general las religiones han tratado siempre mal a las mujeres y salvo honrosas excepciones, no les han dejado sitio, en el pasado, la musulmana era una religión tolerante con las mujeres.  Hoy en día, sin embargo, prima en ella la intolerancia, el fanatismo, y el sometimiento de la mujer hacia la esclavitud.

Lo alarmante es que seamos las mujeres de mi generación, quienes tuvimos que luchar a brazo partido para hacernos hueco en una sociedad de hombres, quienes estemos reaccionando ahora frente a tal brutalidad e injusticia, mientras que las jóvenes herederas nuestras permanecen calladas e inertes.  

 

El deseo de estudiar y aprender es consustancial al ser humano, pero hoy se les niega a las afganas.  ¿Y si fuera al revés?  Que fueran los hombres quienes tuvieran prohibido estudiar y aprender y hubieran de quedarse al cuidado del hogar y de los hijos, subordinados además al capricho de sus esposas.  ¿Y si para salir de casa tuvieran que hacerlo acompañados por alguna mujer de la familia?   Y, por supuesto, que no se les ocurriera mirar a ninguna otra mujer, porque eso conllevaría un castigo terrible, incluso la muerte.  ¿Qué pasaría si una simple acusación de  su mujer, harta de él, o tal vez con idea de sustituirlo por otro, bastase para que le pegasen un tiro en la cabeza en plena calle y sin juicio previo?

La sororidad, hermanas, es algo que está por encima de las distancias geográficas y de las diferencias sociales y culturales.  La sororidad es algo que nos engloba a todas.  Todas pertenecemos a ese género maltratado durante siglos y, si no reaccionamos y nos solidarizamos con las afganas haciendo todo lo posible por ayudarlas, pronto nos tocará a todas llorar y arrepentirnos de haber mirado para otro lado…

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores. 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

Entrevista a Maribel Mabel, autora de «Entre almas». Por Mar Cantero.

Entrevista a Maribel Mabel, autora de «Entre almas». Por Mar Cantero.

Entrevista a Maribel Mabel

Autora de «Entre almas»

Por Mar Cantero

¿Conoces la voz de tu alma?

¿Sabes cuál es tu misión en este mundo?

¿Te gustaría conectar con ese mundo paralelo al que todos iremos tras morir?

En su libro «Entre almas», Maribel Mabel utiliza a sus personajes para llevar al lector por un viaje al interior de su alma. A través de la historia va mostrando el camino que cada cuál deberíamos recorrer para sentir que estamos conectados con nuestro mundo interno y con el Todo. Es un libro ameno, con un tono casi infantil y sencillo, que ayuda al lector a comprender ciertas enseñanzas y, sobre todo, a encontrar su propia sabiduría interior. 

 

Maribel, ¿existen los universos paralelos? 

Pasado, presente y el futuro son tres realidades simultáneas transcurriendo a velocidades diferentes. Y este presente que vemos y vivimos es solo uno, de un numero infinito de realidades y de diferentes posibilidades. Nuestra versión de la realidad no es la única, hay más de lo que ven nuestros ojos. Esto resulta especialmente interesante para mí, por el hecho de que tengo la posibilidad de escoger entre multitud de futuros disponibles. Entramos en la apasionante física cuántica y ya sabemos la complejidad que tiene explicar estos conceptos.

En tu libro “Entre almas” hablas de la muerte como un cambio de misión. ¿Puedes explicar esto a los lectores de Mentes abiertas?

El ser humano tiene tres momentos transcendentales en su vida nacimiento, crecimiento y muerte. Lo que hacemos durante nuestro periodo de existencia física y todas las experiencias que acumulamos van a ser decisivas tras la partida y el nuevo comienzo. El alma guarda el historial de todos nuestros actos, pensamientos y sentimientos. Por eso, en cada persona, ese cambio de misión será diferente según haya empleado su vida terrenal.

 

¿En el aura llevamos marcadas las experiencias vividas y las lecciones aprendidas?

Esta es una buena pregunta para Violeta una de las protagonistas de Entre Almas. Ella dice que cada persona refleja con la luz de su aura la huella digital del espíritu. Para mí, el aura es el campo de energía que rodea a las personas, siempre está a su alrededor y la acompaña, algunos la pueden ver y otros la pueden sentir. Todos hemos tenido la experiencia de conocer a una persona y nos ha dado esa impresión extraña, tanto positiva (utilizando expresiones como “esa persona tiene ángel”) como negativa (“esa persona tiene el aura oscura”).

También hablas del plan de tu alma, ¿qué nos puedes decir sobre esto?

Creo que nuestra alma tiene el anhelo de realizar su misión, todo depende de lo atentos que estemos para escuchar el camino que ella nos quiere marcar.

Es cierto que, en ocasiones, somos nuestro peor enemigo. ¿Cómo podemos cambiarlo?

El problema está en la mente humana, hemos estado condicionados desde pequeños ha pensar que vivimos en un mundo escaso y tenemos grabados cada uno de nosotros unos parámetros limitantes de nuestras capacidades porque así nos lo han repetido muchas veces. La mente está bien entrenada y siempre nos lo recuerda y nos limita con pensamientos del tipo: yo no puedo, yo solo demasiado mayor, no tengo dinero, estoy enfermo, no tengo suerte, no se hacer nada, todo me sale mal, no soy atractivo, no se hablar…. Hay que evitar que la mente nos cuente todas estas historias que nos empequeñece, nos asusta, nos anula y nos paraliza. Todo el proceso de transformación está fundamentado en dejar de reaccionar basados en el miedo y responder en base a las emociones de la fe, de la ilusión y de la confianza en lo que realmente somos.

En tu libro, también dices que hay un mundo mágico que cohabita con el nuestro. ¿En qué te basas para afirmarlo?

Vivimos en la tercera dimensión percibimos nuestro entorno en función de la longitud, latitud y altitud, y de manera simultánea, aquí también se encuentra la cuarta dimensión que es invisible a nuestros ojos, pero existe. Yo me baso para afirmarlo por mis estudios y experiencias con los sueños. Durante el sueño entramos en la cuarta dimensión por eso muchos sueños no son sueños en realidad, son experiencias vividas en la cuarta dimensión, tan reales o más que lo que vivimos en este plano físico. Algo realmente fascinante.

 ¿Algunas personas han venido al mundo para limpiar el árbol familiar? ¿Por qué y cómo pueden hacerlo?

Hay mucho sufrimiento en las familias por hechos pasados que se ocultan y se ven como los roles familiares, que se repiten una y otra vez, sin remedio aparente. Comportamientos extraños que no se sabe de dónde vienen. Creo que hay personas concienciadas en limpiar su árbol genealógico, es un trabajo complicado que requiere de un estudio completo del árbol y de todos los familiares que lo integran y desvelar todo ese dolor acumulado, generación tras generación, para evitar futuras repeticiones.

 ¿Por qué crees que es importante creer, incluso antes de ver?

Es la base para que cambiemos nuestras vidas, es la única manera de darnos la oportunidad de salir de los límites escasos, estrechos y muy marcados, en los que nos encontramos dentro de nuestra mente. Creer sin ver, significa entrar en un nuevo espacio mucho más amplio, sin límites. El espacio del sentir interior, del corazón. El espacio del alma. 

¿Puedes hablarnos sobre la ley del espejo, de la que hablas en tu libro?

Claro que sí, mira te pondré un ejemplo. Si tú, Mar, me das un consejo de amiga y me dices: Maribel deberías controlar tu ego. Yo lo niego, no reconozco que sea así, porque no puedo verlo. Pero si en lugar de eso, me pones un espejo donde yo puedo ver el ego en otra persona, eso me hace reaccionar y reconocer: ¡Anda, si yo soy como esa persona, si actúo igual! Con este ejemplo quiero explicar que nos reconocemos a través de otras personas y gracias a esto podemos darnos cuenta de cómo somos y de quiénes somos, y nos da la oportunidad de cambiar.

 ¿Y qué puedes decir a nuestros lectores sobre los sueños?

¡Muchísimo!  Los sueños son fundamentales para el equilibrio de nuestra vida. Nuestra naturaleza está concebida para recibir mensajes vitales durante el sueño. Deberíamos prestarle mucha más atención y explorar los recuerdos, las emociones, las experiencias… a las que te lleva la mente por las noches. Es una fuente muy valiosa para recibir inspiración, explorar en nuestro interior, conocernos a nosotros mismos y lo más transcendental a través de los sueños podemos crear nuestra realidad.

 

Maribel Mabel, desde niña diferentes experiencias de naturaleza espiritual le hicieron interesarse por todo lo relacionado con el alma humana. Su extraordinaria sensibilidad y su pasión por los sueños la llevó a realizar un trabajo diario de investigación, con la ardua tarea de recopilar y hacer el seguimiento de cada uno de los sueños y sucesos que llegaban a su vida. Su proyecto, que ha durado años, ha sido minucioso, documentado al detalle e ilustrado para no perder la esencia de esas increíbles experiencias vividas. La conclusión obtenida tras el análisis de todas las teorías planteadas es que la magia es real y un mundo oculto cohabita con el nuestro.

Deja tu comentario bajo este artículo. Nos interesa mucho tu opinión. 

La revista no se hace responsable de la opinión de sus autores. 

¿Sabes lo que es una crisis de ansiedad? Yolanda Mármol

¿Sabes lo que es una crisis de ansiedad? Yolanda Mármol

¿Sabes lo que es una crisis de ansiedad?

PUEDE QUE LA HAYAS SUFRIDO Y NO LO SEPAS

Por Yolanda Mármol

Cuando la ansiedad, el pánico y las crisis de ansiedad nos atrapan, sentimos una rueda de emociones que gira y gira alocadamente hasta el punto de llegar a pensar que nos estamos volviendo locos. Si sufres o has sufrido alguna vez una crisis de ansiedad, me estarás entendiendo perfectamente.

En mi caso, la primera crisis de ansiedad hizo su presencia en cuestión de segundos (o así lo creía), pero por mucho que a priori -desde el miedo o desconocimiento- lleguemos a pensar que no hay nada aparente para que nos esté pasando eso, creo firmemente que sí lo hay, y mucho. Son como gotas de agua que han ido cayendo y cayendo hasta que el vaso se ha desbordado. Y, ¿qué sucede cuando se desborda?

SÍNTOMAS FÍSICOS EN UNA CRISIS DE ANSIEDAD

Los clásicos síntomas físicos que se sufren en una crisis de ansiedad pueden ser tantos y diversos como personas la sufren, pero todos ellos tienen algo en común, y es el sentimiento de miedo a morir en ese mismo instante, de estar sufriendo un infarto o, como decía al principio estar volviéndonos locos.

Dicho esto, diré los síntomas más característicos que pueden darse en una crisis de ansiedad:

Taquicardias: el corazón late de una forma más rápida de lo normal y habitual.
Sensación de falta de aire: es una sensación ya que, estamos hiperventilando y recibiendo todo el oxígeno, y más.
Sudores, etc.

Todos estos síntomas y muchos otros nos hacen llegar al pánico y al terror en cuestión de segundos porque como ves son síntomas que tenemos en órganos vitales como puede ser el corazón; pero repito, son todas sensaciones, muy horribles sí, pero no son mortales ni muchísimo menos, al contrario, es porque nuestro cuerpo está preparado para la supervivencia.

No existe una respuesta única e igual para todos, ya que cada persona es diferente y tiene su propia historia de vida y sus respectivas creencias, pero a lo que sí he llegado a la conclusión, tras muchos años investigando, leyendo y hablando con personas que han sufrido crisis de ansiedad, es que a lo mejor en el momento que nos da la primera crisis, nuestra vida puede ir (o no) estupendamente y podemos estar dándole vueltas sin sentido a la pregunta ¿por qué me pasa ahora esto a mí?

Me explico… Nuestro cuerpo tiene un sistema muy inteligente para la supervivencia. Seguramente, antes de sufrir la primera crisis de ansiedad, nuestro cuerpo ha estado recibiendo mil y una señales para que le hiciéramos caso, pero estábamos tan ocupados que no lo escuchábamos, o no nos interesaba escucharlo en ese momento, ¿te suena algo de lo que te digo?

Lo primero y más importante para poder vencer las crisis de ansiedad, es algo tan básico y que parece muy lógico pero que la mayoría de personas no hacemos bien: 

RESPIRAR

Sufrimos ansiedad por muy diversas causas, pero un sentimiento común a ella es el miedo, consciente o inconsciente que sufrimos. Si sentimos miedo es porque nuestro inconsciente sabe que no estamos viviendo de forma sana, alineada ni coherente. 

 

¿Alguna vez te has notado agotado/a y aun así has tirado para adelante pensando: “ya descansaré, ya se me pasará” o algo similar?

¿Alguna vez has sufrido dolores de cabeza, que ni el más milagroso analgésico, ha conseguido aliviarte?

¿Alguna vez has tenido temporadas de muy mal humor, sin saber exactamente por qué, y has pensando que todos tenían la culpa de ello?

¡Stop! Tal vez si has respondido que Sí, es porque ya has pasado por esto o estás pasando.

¡Presta atención a tu cuerpo ¡es tu mejor consejero y confidente!

Lo que quiero que entiendas con esto que te digo, es que nuestro cuerpo nos envía señales de alerta para decirnos que algo estamos haciendo mal con nuestras vidas, sea en el ámbito que sea. ¡Pasa inventario a tu vida!

Me explico: Si queremos estar sanos, es decir, pensamos en estar sanos, pero luego fumamos, no andamos, etc., aquí hay una incoherencia ¿lo ves? Entonces es muy importante, vivir en coherencia, pensar, sentir y hacer lo mismo.

Cuando estamos ansiosos, hiperventilamos, es decir, respiramos más rápido de lo normal, y con respiraciones más cortas, y por lo tanto inhalamos muchísimo oxígeno y exhalamos muy poco dióxido de carbono.

¿QUÉ HACER ANTE UNA CRISIS DE ANSIEDAD?

Ante una crisis de ansiedad, o si sabes que eres propenso a ellas, es muy importante respirar dentro de una bolsa de plástico para equilibrar los niveles de O2 y CO2.

Pedir ayuda: no es de débiles ni cobardes (al contrario) pedir ayuda. Todos tenemos momentos delicados en los cuáles no podemos hacer frente nosotros solos. Pedir ayuda abarca tanto en momentos puntuales de crisis de ansiedad, como pedir ayuda a familiares y amigos, y si lo crees conveniente ayuda profesional. Solo tú, sabes cuando la necesitas. Recuerda lo que dije anteriormente sobre las señales. ¡No te resistas!

¿QUÉ HAGO PARA QUE NO SE REPITA UNA CRISIS DE ANSIEDAD?

Una vez la crisis remite, si no se le pone freno mediante otra forma de vida, otra forma de pensar y vivir, es muy probable que las crisis se repitan.

Es muy importante aprender a relajar nuestro cuerpo y nuestra mente: en mi caso me va muy bien el yoga, pero tienes que ver qué actividad te ayuda a ti personalmente a calmar tu cuerpo y tu mente. ¡Cada persona es un mundo!

Meditar: la meditación nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos, calmar nuestra mente y a estar en el momento presente ¡Elige la meditación que más te guste!

Actividades creativas: bien sea pintar, escribir, el arte, la música. En mi caso me ayuda muchísimo escribir como ya sabes y pintar mándalas.

 

Aprender a pensar en positivo: El pensamiento tiene una influencia poderosa en nuestra psique y organismo, tanto para bien como para mal.

No querer estar a la altura de nadie: tienes que estar a tu propia altura; solo tienes que saber qué es lo que a ti te va bien y lo que no; muchas veces sabemos que tenemos que decir NO a alguien o algo y decimos SÍ por compromiso. Atiende primero tus prioridades y no te compares con nadie.

PREGUNTAS PODEROSAS PARA SUPERAR A MEDIO Y LARGO PLAZO LAS CRISIS DE ANSIEDAD

Las preguntas que me han ayudado a ser quien soy ahora mismo son sacadas de mentores que me ayudaron, de libros diversos, y de diversos descubrimientos: 

¿Quién soy?  

¿Qué siento y por qué lo siento?  

¿Qué intenta comunicarme mi cuerpo?  

¿Qué quiero y qué me hace feliz?  

¿Cuál es el camino que tengo que recorrer para conseguir la vida que quiero?  

La enfermera olvidada, Lola Montalvo

La enfermera olvidada, Lola Montalvo

LA ENFERMERA OLVIDADA

Mary Seacole (1805-1881)

Por Lola Montalvo

Se llamaba Mary Jane Grant y nació el 23 noviembre de 1805 en Jamaica; su padre era un soldado escocés y su madre, una mujer negra, tenía una pensión o residencia para personas inválidas o enfermas. De ella aprendió sus primeros conocimientos de cuidados basados en la medicina criolla, dado que fue una afamada curandera en Kingston, Jamaica.

Hace unos días, el 12 de mayo, se celebró el «Día Internacional de las Enfermeras» fecha que se eligió porque es el natalicio de Florence Nightingale, la mujer que sentó las bases de la profesión enfermera moderna. Fue una figura importantísima en la historia moderna de la enfermería, aplicó el método científico, las matemáticas y la estadística a los cuidados. Fue una reconocida heroína en la Guerra de Crimea (1853-56) gracias a su innovadora labor como enfermera; fue ensalzada por la prensa de la época y se convirtió en un mito viviente en la Inglaterra victoriana. Es incuestionable que, gracias a la que fue llamada la «Dama de la Lámpara», la enfermería como profesión y el cuerpo de conocimientos que la respalda en la Ciencia del Cuidado supone un antes y un después. Lo que muy pocas personas saben es que Florence Nightingale no estuvo sola en la ingente labor de atender, asistir, cuidar y hacerse cargo de los enfermos y heridos en la horrible contienda de la Guerra de Crimea; Mary Seacole también estuvo allí y trabajaron ambas con un protagonismo similar; pero todos conocen a Nightingale y casi nadie conoce a Seacole. Dos mujeres muy distintas como veremos.
Desde los doce años de edad Mary ayudó a su madre en su atención a inválidos y enfermos. Sus conocimientos de medicina local los pudo ampliar con prácticas médicas más modernas gracias a su afán viajero, de tal forma que antes de su boda en 1836, viajó por Caribe: Cuba, Haití y las Bahamas, América Central y Gran Bretaña. Fue una mujer muy emprendedora porque en sus viajes realizó varios remedos comerciales y siempre supo financiar sus proyectos. Fue una mujer resuelta y muy inteligente. Se casó con Edwin Horatio Hamilton Seacole, un soldado británico que falleció en 1844, el mismo año que su madre. Mary, entonces, se ocupó de la residencia que ella había dirigido. En 1950 hubo una horrible epidemia de cólera en Jamaica y ella se dedicó a ayudar y cuidar a los enfermos. A esas alturas, su vocación estaba bastante definida y sus conocimientos la hicieron muy popular en la región. Se trasladó a Panamá para vivir con un hermano, pero el cólera apareció allí también. Su experiencia con la enfermedad fue determinante y en esta ocasión fue resolutiva y más eficaz: entendió la necesidad de fomentar la higiene, la ventilación de los hogares y de los hospitales. Se preocupó, además, de mejorar la alimentación de los enfermos y convalecientes y propuso nuevos tratamientos. Llegó a convertirse en toda una autoridad en enfermedades tropicales. Su competencia y experiencia no pasaron desapercibidas de tal forma que la reclamaron en el cuartel general del ejército británico en Up-Park Camp en Kingston para supervisar sus servicios de enfermería.
La Guerra de Crimea Aunque le iba muy bien, en 1854 se trasladó a Inglaterra. El motivo no fue otro que las noticias que le llegaban de la Guerra de Crimea. Las batallas generaban miles de heridos, pero supo que las epidemias de tifus, cólera y disentería eran las que en realidad diezmaban a los soldados: sus conocimientos de higiene y sanidad podrían ser muy útiles allí. Además, tuvo noticias de que se buscaban enfermeras con experiencia; se reclutaron 38, entre ellas Florence Nightingale a la que se puso al frente de las mismas para ocuparse del hospital Scutari; Mary llevaba las mejores cartas de recomendación firmadas por distintos médicos militares. Solicitó una entrevista al Ministerio de Guerra, a otras dependencias de gobierno y a la misma Florence Nightingale. Y Mary Seacole fue rechazada. Ella siempre pensó que, detrás de esta negativa estuviera el hecho de que era negra, no su falta de experiencia que quedaba demostrada con las cartas presentadas. Y seguramente estaba en lo cierto.
Por aquéllas fechas ya contaba con 50 años. Su capacidad de tomar decisiones y de ser resolutiva ante las adversidades ya había quedado patente en otras etapas de su vida. Por ello, no se arredró; se hizo con un importante acopio de alimentos y medicamentos y viajó a Crimea por sus propios medios; estableció allí su «The British Hotel» en Kadikoi, cerca de Balaclava, donde se encontraba el principal campamento militar, dispuesta a poner en práctica sus conocimientos como enfermera y los cuidados que llevaba aplicando casi toda su vida. En la planta baja funcionaban un bar y una despensa y los pisos superiores eran su hospital. El bar y la despensa le permitían financiar sus servicios de enfermería. Numerosas veces se presentó en el campo de batalla, en las trincheras, para llevar té, limonada y tabaco a los combatientes, además de medicamentos a heridos y enfermos. Atendía a los hombres, incluso, en los campos de batalla. Gracias a su trabajo y dedicación se le dio el cariñoso sobrenombre de «Madre Seacole» o «Mamá Seacole», los soldados la respetaban y la querían. Hoy día es incuestionable que en la Guerra de Crimea la labor de las enfermeras, entre las que se encuentran Mary Seacole y la reconocida Florence Nightingale, salvó la vida de miles de soldados al aplicar novedosas medidas de higiene y salubridad. Eso sí, la forma de trabajar y de cuidar de una y otra eran diametralmente diferente; pero, cada una en su estilo, ambas fueron determinantes.

Tras la guerra Seacole regresó a Inglaterra arruinada y con una frágil salud. Su trabajo no había sido reconocido ni respetado por las autoridades. Aunque sí es cierto que algunos periódicos se hicieron eco de su desinteresada labor y le dedicaron portadas; esto sirvió para que fuera conocida la difícil situación económica en la que se encontraba tras la guerra, así que 1857 se organizó un festival benéfico para recaudar fondos al que asistieron miles de personas. Mary aprovechó el tirón de su flamante fama y publicó sus memorias con el título Las maravillosas aventuras de la señora Seacole en tierras lejana (Wonderful Adventures of Mrs Seacole in Many Lands) y cuyo éxito le posibilitó cierto desahogo económico. Algunos países de los que participaron en la guerra le otorgaron medallas de reconocimiento por su magnífico trabajo. Aun así, Mary Seacole murió olvidada: falleció el 14 de mayo de 1881 y fue enterrada en el cementerio católico de St. Mary en Kensal Green.

Su recuerdo fue absolutamente engullido, casi sin dejar rastro, por el paso del tiempo de tal forma que muy pocas personas saben hoy quién fue y qué hizo Mary Jane Seacole. El libro Los versos satánicos de Salman Rushdie, (1988), recoge una frase que muy bien puede resumir el motivo de este injusto olvido «Mira, aquí yace Mary Seacole, quien hizo tanto en Crimea como otra dama de lámpara mágica, pero, al ser negra, apenas podía verse por la llama brillante de la vela de Florence» En 1991 se le concedió a título póstumo la Orden del Mérito de Jamaica y en 2004 fue proclamada por el Reino Unido «la más grande británica negra». Además, hay una Fundación de la Unesco que lleva su nombre.
Sirva este artículo para hacer un pequeño homenaje y reconocimiento al trabajo y a la dedicación de una magnífica enfermera, Mary Jane Seacole, a la que la historia borró de forma estúpida e injusta solo por ser de raza negra. Debería haber sido encumbrada al lado o cerca de Florence Nightingale, dado que ambas, cada una a su manera innovaron en la ciencia del cuidado en un lugar y conflicto muy icónico. Nightingale fue el orden, la disciplina y el estudio académico; y Seacole fue el instinto, el coraje, la empatía, el corazón… Creo que, si Mary Seacole no hubiera sido negra, Florencia Nightingale la habría entrevistado y aceptado sin dudar en su equipo de enfermeras, habría valorado sin pestañear su experiencia y sus conocimientos; pero el racismo lo impidió. Lo realmente fascinante de esta enfermera es que no se rindió y a las dificultades que en esos tiempos sufrían las mujeres, sólo por el mero hecho de serlo, para llevar a cabo cualquier proyecto por su cuenta, se sumaba el rechazo general a nivel social que se tenía hacia las personas negras. Aun así, con todo en contra, Seacole se fue a Crimea e hizo lo que creía que tenía que hacer. Fue una magnífica mujer. Me gustaría saber que ahora se la conoce un poquito más.
Referencias:

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS

Conexión interna, Laura Solís

Conexión interna, Laura Solís

Conexión interna

Por Laura Solís

Hola, ¿cómo te encuentras?

Hace tiempo que alguien no lo preguntaba, o tal vez sí,

hoy quise romper el patrón de ayudarte

a preguntar tu estado de ánimo.

Todos los días vivimos diferentes procesos, unos causan miedo, estrés e incertidumbre, pero ¿por qué centrarnos de esa manera?, ¿por qué no intentar expresarlos.

¡Oye, Laura!  ¿Cómo puedo hacerlo?, me podrás cuestionar y mi respuesta es que, solo dejes que todo vibre, quieres reír, llorar, estar en silencio o incluso leerme algo escuchando tu canción favorita, ¡adelante!

La vida no hace una pausa, pero uno puede decidir hacerlo y sentir la profundidad del disfrute de un tiempo a solas, un auto abrazo, auto felicitación.

¿Hoy fallaste? ¿Hoy ganaste?, todo el tiempo estamos en constante aprendizaje y sea cual sea la batalla que estés viviendo, te invito a guardar la calma, a sumergirte en la auto reflexión y observar como espectador.

Visualiza todo el panorama, sin juzgar, ¡solo observa!, cierra los ojos, haz respiraciones y esta pregunta: ¿qué es lo que tengo que aprender de esta misión? Abre los ojos, abrázate y piensa hacia donde quieres ir.

Una vez tomada la decisión, ¡toma impulso! Y déjate guiar por la consciencia e intuición, ya que habrás conectado contigo.

Deseo que te funcionen estas pautas que he escrito para ti, con mucho cariño, para acompañarte en este proceso. ¡Anteriormente lo he comentado!. Muchos quieren estar en nuestros triunfos, pero ¿cuántos están dispuestos a estar con nosotros en nuestras batallas?

Lo expreso a manera de reflexión y deseo que todo fluya en ti, ¡puedes hacer ese cambio!

¡Platícame! ¿de qué manera conectas contigo?

 

Subscríbete a

MENTES ABIERTAS